Tump se indigna contra recuento de votos en estados clave — EEUU

Martes, 29 Nov, 2016

Al tiempo que volvió a arremeter contra la prensa, acusándola sobre no informar sobre el "fraude electoral en Virginia, New Hampshire y California". "¡Serio sesgo - gran problema!", escribió Trump.

No indicó que tenga alguna prueba de los votos ilegales, ni detalló qué tipo de votos ilegales serían, si de personas indocumentadas o alguna otra modalidad.

La reacción de Trump, insólita en un presidente electo, respondía al anuncio de la campaña de la demócrata Hillary Clinton de que se sumaría al recuento de votos impulsado por el Partido Verde en Wisconsin y Pensilvania, y al que se añadirá Michigan antes del miércoles.

Además inició una dura campaña para presentar solicitudes en Pensilvania.

Si por algún motivo los estados que sean objeto de un recuento no completan en el proceso dentro del plazo legal, será el Congreso federal el que determine si los votos electorales de los estados son válidos para la contabilidad final del Colegio Electoral.

"No espero ningún cambio significativo de estos recuentos, porque raramente sucede".

Trump ha sido "magnánimo" hacia Clinton, y "parece que su respuesta es que su abogado se una a este ridículo recuento", dijo Conway a la cadena ABC. "Debemos aceptar este resultado y mirar hacia el futuro".

La campaña de Clinton señaló el sábado que se uniría a este recuento, pese a que no ha encontrado irregularidades en el resultado general de la elección presidencial.

Pero el sábado arremetió contra la iniciativa de recuento en Michigan, calificándola de una "estafa".

Casi tres semanas después de las elecciones, las autoridades de Michigan certificaron el lunes que Donald Trump ganó el estado por 10.704 votos de los casi 4,8 sufragios registrados, para quedarse con los 16 votos electorales.

Trumpsuperó a la demócrata Clinton por unos 71,000 votos.

Se requieren 270 votos para ganar la presidencia, y Clinton tendría que ganar en todos los tres estados para instalarse en la Casa Blanca el próximo 20 de enero.

Y resaltó "los resultados de las elecciones del 8 de noviembre deben ser respetados en lugar de desafiados, que es exactamente lo que está haciendo Jill Stein" y recordó que la propia Hillary reconoció la derrota cuando lo llamó la misma noche de las elecciones.

Trump iba a regresar a Nueva York el domingo tras pasar el feriado de Acción de Gracias en su propiedad en West Palm Beach. Tenía planeado dedicarse a buscar los prospectos que ocuparán los cargos cruciales de su gobierno durante estas vacaciones de trabajo.

La Casa Blanca dijo hoy que no hay pruebas que sustenten el supuesto "fraude electoral" que denuncia Trump.

Clarke es considerado posible titular para la Seguridad Nacional.

El puesto del secretario de Estado parece ser la principal fuente de discordia.

Con Michigan, Trump confirma el giro histórico del Medio Oeste, donde el republicano tiñó de rojo (el color de la formación conservadora) por un estrecho margen también a Pensilvania y Wisconsin, que no se inclinaban por un candidato republicano desde 1984 y 1988, respectivamente.