Apareció el "niño fantasma" que ayudó en el rescate: su verdadera historia

Суббота, 03 Дек, 2016

Allí, en una tierra con cultivos, Johan vive con su familia: su padre, su madre (Miriam) y su hermanita Jessica de tan solo cinco años.

Conocía como nadie aquella montaña, así que fue determinante para sacar a Alan Ruschel, uno de los sobrevivientes de la tragedia. Nadie supo más de él.

El primero de los heridos al estrellarse el avión de LaMia recibió la ayuda de este chico al que llamaron "ángel" y otros "fantasma" por haber salido "de la nada" y desconocerse su identidad. Un niño misterioso que se esfumó al poco tiempo.

En tanto asimilaron qué fue lo que escucharon, como conocedores de la zona, sabían que el hecho había ocurrido a unos 4 minutos de la vivienda de ellos, por lo que tomaron rumbo con el objetivo de buscar el lugar exacto de la caída del avión. "Comenzaron a sacar a los heridos, pero estaban abriendo trocha hacia el morro y así era muy demorado, así que les dijimos que había un camino más fácil y rápido", comenta Johan en declaraciones tomadas por el diario El Colombiano.

En el camino se encontraron con bomberos y rescatistas y decidieron mostrarles un camino alternativo más directo hacia el lugar del accidente.

"Ya estaban saliendo con Alan (Rushell, el primer rescatado con vida) y le dije a un bombero que era como uno de los jefes que yo conocía el camino, los acompañé y me vine corriendo donde estaban los policías para decirles que teníamos uno de los heridos en la carretera. Hubo uno al que cargamos unos diez o quince metros pero murió, no alcanzó a llegar a la ruta", rememoró Johan Ramírez.

Pero el lado negativo fue cuando le impidieron seguir ayudando, pues un oficial lo frenó y lo acusó de estar allí para robar: "Subíamos por más heridos cuando cerca de las 2 am un policía nos sacó mal sacados, nos dijo que nos fuéramos, que quién sabe con qué intenciones habíamos ido".

Dijo que a los pocos metros ya escuchaba gritos y que había pocos rescatistas y bomberos. "Para evitar problemas, nos fuimos", finalizó.

Johan Alexis vive con su papá Miguel, su mamá (Miriam) y su hermanita Jessica, de cinco años. Finalmente, el héroe expresó sus sensaciones por el momento que vivió y que jamás olvidará, explicando que "estaba muy cansado pero no pude dormir".