Comienza audiencia de ex presidente brasileño Lula con juez de "Lava Jato"

Viernes, 12 May, 2017

En Curitiba, Lula debe responder por acusaciones de que aceptó sobornos de la empresa OAS, a través de la reforma de un apartamento en Guarujá en la costa del estado de Sao Paulo, a cambio de un trato de favor para la compañía en sus negociaciones con Petrobras.

El "enfrentamiento" entre Lula da Silva y el juez Sergio Moro causó una gran movilización en Curitba, donde se reunieron partidiarios y opositores que clamaban por justicia, pero en diversos sentidos.

Lula, que tiene abiertas cinco causas en la Justicia, aparece como el líder más valorado en las encuestas y el mejor posicionado en caso de competir por la Presidencia en 2018; y afirmó, delante de miles de simpatizantes que aguardaban el término de sus declaraciones, estar "vivo" y preparándose "para volver a ser candidato a la Presidencia de la República".

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva tuvo encendidas palabras sobre los cargos de corrupción presentados en su contra durante su primera comparecencia ante el juez que encabeza su caso, Sergio Moro.

Al expresidente se le acusa de recibir un departamento en la playa, a cambio de ayudar a la constructora OAS a ganar contratos con el gobierno, y de ocultar su propiedad.

Lula rechazó vehementemente que fuese dueño del inmueble o haberlo deseado.

El encuentro entre acusador y acusado concentró la atención de buena parte de los medios de comunicación de ese país y fue el tema de la jornada en Brasil.

Durante la audiencia, el exmandatario dijo que el juicio está motivado políticamente.

En su defensa ante el juez, Lula elevó su voz áspera en varias oportunidades, mientras golpeaba la mesa con su puño y mostraba documentos. "Si hacía el mal, la clase trabajadora nunca votaría nuevamente por alguien de un nivel más bajo", agregó.

"No estoy obligado a responder sobre mensajes de dos personas ajenas a mí", dijo Lula en tono de irritación."He venido aquí preparado para responder todo lo que pregunten y no para estar nervioso, si hay una cosa para la cual me preparé es para no ponerme nervioso".

La audiencia en un tribunal de la sureña ciudad de Curitiba fue cerrada al público, pero durante el día miles de partidarios de Lula se reunieron en una plaza cercana.

El cerco judicial amenaza con dejarle fuera de la carrera presidencial, ya que la ley en Brasil -denominada "Ficha Limpia"- impide que cargos de elección popular al Ejecutivo sean disputados por condenados en segunda instancia en casos como corrupción, por ejemplo.