Francisco llegó a Portugal para visitar la Basílica de Fátima

Domingo, 14 May, 2017

Su primera etapa será la capilla, construida en el lugar donde los tres pastorcillos, Jacinta, Francisco y Lucía, aseguraron que habían sido testigos de varias apariciones de la Virgen.

"Llovió bastante y con viento, en casa se está mejor".

El papa se retiró de Fátima el sábado en la tarde, después de pasar casi un día entero en Portugal.

"Este es un gran acontecimiento mundial para la religión católica". Pero es diferente acá, el ambiente es muy religioso”, dijo Carolina Palacios, una funcionaria paraguaya de 48 años que peregrinó junto a 60 personas desde su país.

La llegada de Francisco, ha obligado a las autoridades a restablecer el control fronterizo entre España y Portugal durante cuat ro que incluye el cierre del espacio aéreo y se han blindado con efectivos de seguridad, los accesos al santuario y a las aldeas limítrofes.

"Pido a todos ustedes que se unan a mí como peregrinos de la esperanza y de la paz: que sus manos en oración continúen sosteniendo las mías", escribió Francisco en Twitter para hacer llegar su mensaje a todos los católicos que asistirán mañana a la Basílica de Nuestra Señora de Fátima.

Los hermanitos que serán canonizados, Francisco y Jacinta Marto, que tenían 9 y 7 años cuando ocurrieron las apariciones, murieron de gripe dos años después.

La madre de Jesús se habría aparecido en seis ocasiones, entre mayo y octubre de 1917, a los dos hermanos y a su prima Lucia, a quienes reveló tres "secretos", que la Iglesia católica consideró como proféticos de la historia del siglo XX. "Desde ahora agradezco por la comprensión con la que han aceptado mi decisión de limitar la visita a una peregrinación al Santuario de Fátima", dijo, en portugués, lengua que utilizará en la visita, la decimonovena de su pontificado.

El pontífice fue recibido por el jefe del Estado luso a los pies de la escalerilla del avión en el que viajó a Portugal, en la pista de la base aérea, y ambos se dirigieron juntos a la tribuna de las delegaciones, donde escucharon los himnos pontificio y portugués, tocados por la banda de la Fuerza Aérea.

Otras tantas participaron ayer en el rezo del rosario con el papa, que lo siguió desde la capilla de las Apariciones.

En cambio ha pronosticado que las inclemencias cesarán durante la procesión de las velas a las 21.30, la ceremonia más emocionante de la visita papal.

Francisco también ofició la misa programada para el viernes y se presentó como "un obispo vestido de blanco", las palabras que uso la Virgen de Fátima en el tercer secreto revelado a los tres niños pastores.