Divulgan audio que compromete al presidente de Brasil y su continuidad

Viernes, 19 May, 2017

El aval para autorizar a Temer se produce después de que el diario O Globo aireara la existencia de una grabación en la que Temer supuestamente avaló la compra del silencio a Eduardo Cunha, impulsor del juicio político que destituyó a Dilma Rousseff.

Fachin suspendió en el cargo al senador y ex candidato presidencial Aecio Neves, grabado planificando entorpecer la Operación Lava Jato y pedirle unos 600 mil dólares en sobornos al dueño del frigorífico JBS Friboi, Joesley Batista, quien lo grabó y le envió el dinero, una operación filmada por la Policía Federal, que ayer divulgó fotografías del dinero y de la entrega de valijas. Se trata de la conversación entre uno de los dueños de JBS, Joesley Batista, y el presidente de Brasil para comprar el silencio del condenado Eduardo Cunha.

El Tribunal Supremo investigará al presidente Michel Temer, por obstrucción a la justicia tras la difusión de un audio que lo involucraría con actos de corrupción.

Joesley: Yo quería hablarle de eso.

Temer, cuyo Gobierno está más debilitado que nunca tras el anuncio de varios ministros de que abandonará el Ejecutivo si no sale del poder, justificó su permanencia por el avance de la economía, que según él está saliendo de la recesión. Allí hice lo máximo dentro de lo posible. El único amigo suyo que está aquí, Geddel (Vieira Lima), siempre estaba [inaudible].

Leonardo Gonçales es estudiante, tiene 19 años y es uno de los cientos que participaron de la protesta contra Temer convocada ayer frente al Museo de Arte de San Pablo (MASP), en la avenida Paulista, una de las principales de esta ciudad.

El ministro de Cultura de Brasil, Roberto Freire, presentó el jueves su dimisión en medio del escándalo que implica al presidente Michel Temer en asuntos de corrupción y por el que tanto sectores del oficialismo como toda la oposición han exigido su renuncia. "Repito, no renunciaré y exijo el esclarecimiento pleno de todo", declaró Temer en un mensaje a la nación durante una vertiginosa jornada que, a pesar de su firmeza, concluye contra las cuerdas.

Temer asumió el Gobierno de Brasil en agosto de 2016 luego de la destitución de Rousseff, efectuada por el Congreso.

"Quiero dejar muy claro que mi Gobierno vivió esta semana su mejor y su peor momento", dijo el mandatario, quien en el primer caso citó "la caída de los indicadores de la inflación, los números del retorno del crecimiento (económico) y la generación de empleo, con esperanza de días mejores".

Pero una "grabación clandestina trajo de nuevo el fantasma de una crisis política de proporciones aún no dimensionadas", lamentó Temer.