EEUU: nombran investigador especial para el caso Trump-Rusia

Viernes, 19 May, 2017

Más allá de esos comentarios, el mandatario no hizo alusión alguna a la revelación hecha este martes por el diario The New York Times en el sentido de que pidió al entonces director del FBI, James Comey, detener la investigación en torno a su exasesor de seguridad Michael Flynn.

"Miren cómo me han tratado últimamente, especialmente por parte de los medios de comunicación".

La petición se produce después de que el diario The New York Times revelara ayer la existencia de un memorándum que muestra, por primera vez, esfuerzos "claros" del presidente, Donald Trump, para obstruir la investigación que el FBI abrió sobre los supuestos nexos entre su campaña presidencial y el Kremlin.

Trump está en el centro de una nueva polémica, a menos de cuatro meses después de su llegada a la Casa Blanca, y a pocos días de su primer viaje internacional. "Ningún político en la historia, y lo digo con gran seguridad, ha sido tratado peor o más injustamente". Sin embargo, dijo a los cadetes que su gobierno estaba logrando "cosas enormes en muy corto tiempo", pero añadió que no había sido elegido presidente "para servir a la prensa de Washington ni a intereses especiales". De acuerdo con ese memo, Trump le sugirió a Comey que el FBI abandone una investigación que llevaba adelante sobre Flynn y sus lazos con funcionarios rusos, y que ya le habían costado su despido.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, convocó a una conferencia de prensa donde alegó que el Poder Legislativo tiene que concentrarse en hacer su trabajo.

El Área de Rectitud nombró este miércoles a Mueller como "fiscal especial" para supervisar la investigación del FBI sobre la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones de 2016, incluyendo los presuntos vínculos con la campaña de Trump.

En esa reunión, celebrada hace una semana en la Casa Blanca, Trump compartió con Lavrov información clasificada, proporcionada -según varios medios- por Israel, sobre un plan del grupo yihadista Estado Islámico (EI) para usar ordenadores portátiles con el fin de atentar contra aviones en vuelo.

La nota oficial sostiene que Trump "nunca pidió al señor Comey ni a nadie que se pusiera fin a la investigación" sobre Flynn ni sobre ninguna otra persona, y que la versión difundida "no es una representación verídica ni exacta" de la conversación entre Trump y Comey.

Luego, más seriamente, anunció que "si la administración estadunidense lo autoriza, estamos dispuestos a proveer la grabación de la conversación entre Lavrov y Trump al Congreso y al Senado estadunidenses". "Y si lo entienden, son peligrosos y juegan sucio".