Condenan a 16 años de prisión al asesino del hincha de Boca

Sábado, 20 May, 2017

Gustavo Aníbal Olivera (53) fue condenado a 16 años de prisión al ser hallado culpable de haber asesinado de una puñalada en mayo de 2016 al joven músico Eduardo Cicchino (26) porque gritó un gol de Boca en un bar del barrio porteño de San Telmo.

En esa misma instancia, el abogado defensor de Olivera había pedido que se lo condenara por "homicidio preterintencional", figura que considera que el acusado actuó para generar un daño físico, pero no con la intención de provocar la muerte, la cual conlleva una pena de tres a seis años de reclusión.

Sin embargo, cerca de una hora y media después, la audiencia se reanudó y los magistrados informaron la decisión, ante la cual la madre de la víctima, Marcela, rompió en un llanto desconsolado.

El hombre, que volvió a repetir que no está desilusionado con el fallo, remarcó: "Después de escuchar todos los testimonios de cada una de las partes, después de los alegatos, uno puede reconstruir los hechos y mi hijo no tuvo oportunidad de defenderse". Para el Tribunal Oral en lo Criminal N° 3 se trató de un "homicidio simple".

"Esto fue un homicidio alevoso, por la forma en que se produjo el hecho, y lo vamos a sostener ante la Cámara de Casación", finalizó.

La víctima y dos amigos miraban el partido cuando Olivera comenzó a hacer comentarios contra ellos y luego empezó a insultarlos: "Bosteros de mierda, los voy a matar".

El brutal ataque ocurrió el jueves 19 de mayo de 2016 después de la definición por penales que clasificó a Boca a las semifinales de la Copa Libertadores, y se registró en el bar Seddon, ubicado en el cruce de las calles Chile y Defensa. Tras esa reacción, Olivera se molestó, los insultó y cuando terminó el juego apuñaló al hombre en el tórax, a la altura del corazón.