Condenan asesinato de Javier Valdez — México

Sábado, 20 May, 2017

- El periodista y escritor Javier Valdez tenía la costumbre de iniciar sus mañanas con un café que degustaba en el restaurante Bistro Miró, ubicado en el centro de Culiacán, Sinaloa. Desde hace más de una década era colaborador de la AFP y corresponsal del diario La Jornada.

Los periodistas españoles indicaron en su documento que en 2016 México se convirtió en el tercer país del mundo con más comunicadores asesinados.

En Guadalajara, capital del occidental estado de Jalisco, decenas de periodistas se reunieron frente la sede de la fiscalía general con fotos de los 121 periodistas asesinados y desaparecidos en el país hasta la fecha.

"Matar sin piedad, con impunidad, ¿hasta cuándo?", se preguntó Ríodoce.

"Matar a un periodista, a una mujer, a un defensor de los derechos humanos (.) se ha vuelto una actividad de muy bajo riesgo" porque "la determinación de hacer justicia es meramente declarativa", afirmó el diario.

El asesinato de Valdez redobló la presión sobre el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para encontrar y juzgar a los responsables de las muertes de reporteros. "Repare las organizaciones que ya están", le cuestionó una reportera.

"Cerca de 50 periodistas, entre ellos reporteros, fotógrafos y camarógrafos, se plantaron frente al Memorial de la Violencia en Morelos, en los portales del Palacio de Gobierno estatal, donde gritaron consignas como "¡no se mata la verdad matando periodistas!", "¡justicia, justicia, justicia!" y "¡ni uno más!".

Pero lo cierto es que los periodistas mueren a balazos en México y los responsables, en la mayor parte de los casos, nunca comparecen ante la justicia.

"Animal Político, durante este martes y como una mínima muestra de solidaridad con estos periodistas y sus familias, ha decidido hacer un paro de labores", expresó el medio digital, que exigió "resultados" y no "mensajes de condena".

En Aguascalientes también periodistas salieron las calles como en otras partes del país, a manera de protesta para repudiar el asesinato del periodista Javier Valdez.

Siempre fue consciente del peligro que corría, pero nada le detuvo.

Llegó a decir que en Culiacán "es peligroso estar vivo" y que "hacer periodismo es caminar sobre una línea marcada por los malos que están en el narcotráfico".

De igual forma, exhortaron al País, especialmente a las autoridades competentes, a adoptar medidas de protección integrales y efectivas para los familiares del periodista y sus colegas, si dan su consentimiento para ello.

Su hermano, Rafael Valdez, destacó su carácter "reservado" y discreción "para no inmiscuir a nadie".