Julian Assange dice que "no perdona ni olvida"

Sábado, 20 May, 2017

Julian Assange, fundador del sitio de revelaciones "Wikileaks" tiene una nueva razón para sonreír, y es que las autoridades suecas declinaron el expediente en su contra por el crimen de violación, de tal manera, esta noticia podría incentivar su salida de la Embajada de Ecuador en Londres, donde se encuentra refugiado desde el año 2012.

La directora de la fiscalía pública, Marianne Ny, presentó una petición ante el Tribunal del Distrito de Estocolmo para revocar la orden de detención contra Assange emitida hace siete años. El fundador de la web especializada en filtraciones siempre se declaró inocente de la violación y denunció una maniobra para enviarle a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial. La administración del presidente Donald Trump repitió en abril que su arresto era una "prioridad" de Washington.

Ambos países firmaron en diciembre de 2015 un acuerdo de asistencia legal en materia penal para facilitar el cumplimiento de diligencias judiciales y poder interrogar así al periodista en la embajada, aunque todas las medidas requieren la colaboración voluntaria de Assange, explicó la fiscal. Aunque Londres "rechaza confirmar o negar" si ha recibido una demanda de extradición por Julian Assange.

Assange se refugió en junio de 2012 en la legación diplomática ecuatoriana en Londres para evitar ser entregado a las autoridades de Suecia, que querían interrogarle sobre unos supuestos delitos sexuales cometidos en ese país en 2010.

Aseguró que la decisión de la Fiscalía sueca "es una victoria importante pero esta situación está muy lejos de terminar". "Detenido durante 7 años sin cargos mientras mis hijos crecían y mi nombre era vilipendiado. No parece proporcionado mantener la solicitud de detención provisional por omisión a Julian Assange ni la orden de arresto europeo", estimó.

En una comparecencia ante la prensa en Estocolmo, la fiscal sostuvo que tras el interrogatorio realizado en noviembre en la embajada a Assange por el fiscal ecuatoriano Wilson Toainga, con un cuestionario redactado por Estocolmo y gracias a un acuerdo jurídico entre Suecia y Ecuador, se han agotado todas las posibilidades existentes. En aquella estancia en la capital sueca Assange habría tenido sexo con dos mujeres que después lo denunciaron por haberlas forzado. Lo acusó de haber iniciado una relación sexual mientras ella dormía la noche del 16 al 17 de agosto, y de hacerlo sin preservativo a pesar de que ella había rechazado varias veces cualquier relación sin protección.