Brasil: Violentas protestas contra Michel Temer terminaron con destrozos en ministerios

Lunes, 29 May, 2017

La jornada estuvo matizada por la violencia, represión y brotes de fuego en la sede de varios ministerios; la oposición detuvo la sesión en la Asamblea al grito de "Fora, Temer".

"El presidente dice que es inaceptable el desorden, el descontrol y que no permitirá que actos como estos vengan a empañar el proceso que se desarrolla de manera democrática y en respeto a las manifestaciones", dijo el ministro de Defensa, Raúl Jungmann, en un pronunciamiento por la TV estatal, el canal NBR.

"Es una medida extrema del gobierno Temer y la señal clara de que se perdió el control, con consecuencias muy malas para nuestra democracia", dijo André Cesar, analista de la consultora Hold, en Brasilia.

La policía acordonó el Parlamento, donde los legisladores se reunieron para discutir sobre una eventual transición al Gobierno de Temer si el mandatario renuncia o es destituido.

Los asistentes a la marcha realizaron barricadas y se enfrentaron con la Policía en la Explanada de los Ministerios, como se denomina a la región de Brasilia que alberga a los ministerios y las sedes de los tres poderes del Estado.

Temer quiso "agradecer a los presidentes de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, y del Senado Federal, Eunício de Oliveira, y a los parlamentarios de la base aliada, por el empeño en estas votaciones".

Manifestantes prenden fuego a un ministerio en protesta contra Temer.

El empresario Joesley Batista, de la empresa JBS, la mayor productora de carne del mundo, reveló -incluso con una grabación de audio- que Temer conocía sus planes para sobornar a jueces, diputados y políticos.

La fiscalía pidió que el Presidente Temer sea investigado por corrupción, obstrucción a la Justicia y organización criminal, dicha petición fue aprobada ya que se filtraron unas conversaciones del mandatario carioca en las que se le vincula con casos de corrupción.

Temer afronta la peor crisis de su Gobierno desde que llegó al poder hace apenas un año por la suspensión y posterior destitución de su predecesora Dilma Rousseff.

El presidente se niega hasta ahora a dimitir.

"Hagamos una transición rápida, negociada; debemos elegir un presidente y un vice que garanticen las elecciones generales de 2018, con una asamblea nacional constituyente para salir de este momento dramático; el presidente necesita comprender el momento histórico", dijo el jefe del bloque del PMDB, uno de los políticos más influyentes de Brasilia.