Trump limitará viajes a Cuba y restringirá negocios con el Ejército

Viernes, 16 Jun, 2017

Trump estará en un teatro de la Pequeña Habana para una movida que desanda el camino de acercamiento emprendido por su antecesor Barack Obama.

Empresas aéreas y de viajes de crucero hacia Cuba hicieron millonarias inversiones en los últimos dos años para prepararse al nuevo escenario bilateral, y aún resta por ver el impacto que las nuevas medidas tendrán en estos sectores.

Trump asumirá una postura más dura sobre Cuba, como lo prometió en su campaña presidencial, y dejará en claro que la prohibición al turismo estadounidense a la isla se mantiene en vigor, buscando evitar que los dólares de la actividad se usen para financiar lo que Washington ve como un Gobierno represivo dominado por los militares.

Del mismo modo, la respuesta del gobierno cubano también es clave.

De acuerdo con el funcionario de la Casa Blanca, que habló bajo condición de anonimato, la nueva política de Washington no pretende modificar aspectos fundamentales de la fase iniciada en 2014.

Reuters informó la semana pasada que se prevé que Trump viaje a Miami tan pronto como el viernes para anunciar una nueva política hacia Cuba que podría endurecer las reglas sobre comercio y viajes, revirtiendo partes de la apertura de su predecesor demócrata hacia la isla.

Este cambio de marcha en el deshielo bilateral debe ser visto en un contexto de marcados contrastes.

Apenas asumió el gobierno y el poder de Cuba, Raúl Castro se propuso mejorar las relaciones con Estados Unidos, y encontró en Barack Obama una contraparte dispuesta a avanzar en esa línea.

Según esas fuentes, el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca se reunió hoy para llegar a un acuerdo final sobre las propuestas que le hará llegar a Trump.

De igual forma, el lento proceso de aproximación entre Estados Unidos y La Habana ha tenido desde el primer día el apoyo entusiasta de otros sectores empresariales además del turismo, en especial los ligados a la agricultura y las telecomunicaciones.

La política estadounidense hacia Cuba utilizada durante medio siglo había impedido a empresas locales actuar en la isla, y ello permitió que numerosas firmas europeas lograsen contratos ventajosos. La Casa Blanca dijo que oficialmente aún no se establece una fecha.