Cuba se planta ante Trump y EE UU: "No negociaremos bajo presión"

Martes, 20 Jun, 2017

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos señaló ayer desde La Habana que "llevará meses" implementar los cambios de política hacia Cuba anunciados el viernes por el presidente Donald Trump.

El cambio de política hacia Cuba anunciado por Trump incluye su apoyo al embargo comercial y financiero estadounidense a la isla y la oposición a las peticiones internacionales de que el Congreso lo levante, informó la Casa Blanca. Así, en el supuesto de que Donald Trump mantenga intacto el anacrónico embargo sobre la Isla, surgirá el desapego afectivo del régimen cubano respecto a EEUU, vacío que será aprovechado por el hábil estratega geopolítico Putin para firmar un nuevo tratado de colaboración militar ruso-cubana (rememorando el Pacto Secreto firmado en 1.960 en Moscú entre Raúl Castro y Jruschov) que incluiría la instalación de una base de Radares en la abandonada base militar de Lourdes para escuchar cómodamente los susurros de Washington y la instalación de bases dotadas con misiles Iskander, pudiendo revivirse la Crisis de los Misiles Kennedy-Jruschev (octubre, 1.962) y la posterior firma con Jrushchov del Acuerdo de Suspensión de Pruebas Nucleares (1962).

Cuba y Estados Unidos reanudaron sus relaciones diplomáticas en 2015, tras medio siglo de enfrentamientos políticos. "Primero, es criminal y genocida, según las convenciones de Ginebra contra el genocidio", denunció el jefe de la diplomacia cubana en una rueda de prensa en Viena. La restricción no concierne a los cubano-estadounidenses, que podrán visitar a sus familias en Cuba, así como enviarles remesas. "Hasta que las nuevas regulaciones estén en ejecución, las políticas de viaje actuales están en efecto, incluyendo los requisitos de viaje para nuestros consumidores, cuya mayoría deben obtener una visa para viajar a Cuba", explicó la empresa en una declaración. No volverá a aplicar la política de pies secos, pies mojados, que permitía que los cubanos que llegaran a suelo estadounidense se quedaran en el país. (OFAC) el 16 de junio, se despejan dudas como la fecha de entrada en vigor de las nuevas disposiciones, que suponen un viraje en el "deshielo" bilateral iniciado en diciembre de 2014, durante el mandato de Barack Obama.

"Por nada más que un retroceso parcial, Trump nos ha vuelto a convertir en el malo de la película", opinó ya el jueves Ben Rhodes, el asesor de Obama que fue en la sombra el gran artífice de la política de acercamiento a Cuba. "A partir de ahora, estoy cancelando completamente el acuerdo unilateral con Cuba", dijo Trump en un pequeño teatro en la Pequeña Habana de Miami, al anunciar a los cubanos que viven allí sus modificaciones en la política de Washington hacia La Habana.

Según lo anunciado la semana pasada, el presidente estadounidense pretende prohibir el comercio con empresas controladas por el Ejército cubano y el ministerio del Interior, y eliminar los viajes individuales de ciudadanos estadounidenses a Cuba.

Viajes. Otro cambio es hacer más estricto el proceso de autorización de los viajes a Cuba para los estadounidenses.