Donald Trump cancela"el acuerdo bilateral de Obama con Cuba"

Martes, 20 Jun, 2017

El nuevo enfoque de Trump, que será consagrado en una nueva directiva presidencial, busca un cumplimiento más estricto de una vieja prohibición sobre los estadounidenses que viajan a Cuba como turistas, y también prevenir que se usen dólares para financiar al gobierno. Estados Unidos mantendrá, no obstante, las relaciones diplomáticas con Cuba y su embajada en La Habana. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado.

Pero al mismo tiempo, el canciller aseguró que las medidas anunciadas por Trump también "dañarán los intereses de los estadounidenses".

El gobierno afirmó que hará un análisis más profundo de las implicaciones del anuncio de Trump y dijo que las nuevas medidas están "destinadas a fracasar como se ha demostrado repetidamente en el pasado, y que no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano".

'Un régimen brutal'. "Las políticas de Obama no han ayudado a los cubanos, han enriquecido" al régimen cubano, añadió Trump, que también criticó a su antecesor por descuidar los derechos humanos, que supuestamente se violan en la Isla.

"El pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales, y exhibe logros de los que se siente orgulloso y que son una quimera para muchos países del mundo, incluyendo a los propios Estados Unidos".

"Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones", afirma el escrito, que deja abierta la puerta al diálogo.

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente. No eliminará tampoco los vuelos comerciales directos de Estados Unidos a Cuba o los cruceros, pero su política más restrictiva parece desalentar que se establezcan nuevos vínculos económicos.

Ben Rhodes, uno de los principales negociadores con Cuba durante la administración Obama, le señaló a Efe que los cambios de Trump devuelven la relación a "la prisión del pasado" y suponen "una oportunidad para que el castrismo se aferre más al poder".

Según informó la Casa Blanca en un escueto comunicado, Trump "discutió asuntos bilaterales y regionales", incluida "la nueva política de Estados Unidos sobre Cuba". En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.

A su turno, Silvia Iriondo, presidenta de Madres y Mujeres contra la Represión (MAR), destacó que Trump ha puesto "por encima de cualquier otra consideración el derecho a la libertad y democracia del pueblo cubano", al que "estrechó la mano" a la vez que "restó recursos al régimen".

"Asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible", recalca el texto de la declaración.