En Brasil comienza juicio que podría quitar Presidencia a Michel Temer

Martes, 20 Jun, 2017

El documento, con 84 preguntas fue enviado a las 16H30 locales (19H00 GMT) a la defensa de Temer, confirmaron fuentes de la Policía a la AFP.

El fiscal general, Rodrigo Janot, según la prensa local, prepara una denuncia formal contra Temer, por ahora investigado por el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) por corrupción, obstrucción de la justicia y lavado de dinero.

El Tribunal Superior Electoral de Brasil retomó ayer el proceso que decidirá si la campaña que Dilma Rousseff y Michel Temer compartieron en 2014 fue financiada con dinero procedente de actos de corrupción, lo que pudiera costar el cargo al actual mandatario, que sería cesado, reportaron medios locales.

En el proceso que se llevará a cabo en el TSE se analizarán las acusaciones sobre el eventual financiamiento ilegal y abuso de poder económico de la campaña de la ex mandataria Dilma Rousseff y de Temer, quien era el vicepresidente en la fórmula presentada en 2014 por el entonces oficialismo para ocupar la primera magistratura brasileña, denuncias hechas por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Según analistas jurídicos, ninguna de esas tesis será aceptada por los siete miembros del Tribunal Superior Electoral, pero también se cree que alguno de los magistrados puede pedir más tiempo para analizar el informe del instructor, Herman Benjamin, que tiene más de 1.000 páginas y pide condenar a la fórmula Rousseff-Temer.

Muchas de las empresas involucradas en ese escándalo, como los grupos Odebrecht o Andrade Gutierres, han confesado que aportaron a la campaña ganadora multimillonarias sumas que no fueron debidamente declaradas y correspondían a los sobornos acordados a cambio de la adjudicación de contratos con la petrolera.

Batista es el empresario que grabó a Temer, a quien dijo que financiaba desde 2010 con desembolsos anuales ilegales para el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Lo reveló Elsinho Mouco, el publicitario de Temer desde hace 15 años, al confirmar al diario O Estado de S.Paulo que recibió unos u$s100.000 de Joesley Batista, dueño del grupo JBS, hoy delator y colaborador de la justicia.

Si el TSE decidiera anular la elección, deberá determinar si la pérdida del mandato de Temer es inmediata o si el mandatario puede permanecer en el cargo hasta agotar todos los recursos legales.

En ese caso asumiría la presidencia de forma temporal el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, que tendría 30 días para convocar una elección indirecta; así pues, los parlamentarios deberían elegir a un sustituto que gobernara el país hasta las elecciones de octubre de 2018.