Refuerzan medidas de seguridad en Londres tras atentado

Martes, 20 Jun, 2017

Un vídeo aparecido en la Red recoge el momento en el que una multitud acorrala y reduce a la fuerza al conductor que embistió con una camioneta en la madrugada de este lunes a un grupo de fieles que salían de la mezquita londinense de Finsbury Park.

"Sin embargo, esta vez el ataque estuvo marcado por la islamofobia: el grito "¡Quiero matar a todos los musulmanes!" se escuchó en las afueras de la mezquita de Finsbury Park, una de las más famosas por ser conocida como un "nido de extremistas".

El hombre de 48 años que dirigió la camioneta contra la gente que salía de las plegarias de la noche en la mezquita de Finsbury Park fue detenido y trasladado al hospital como precaución, según la policía.

Un hombre, que ya estaba recibiendo primeros auxilios en el lugar antes de que el vehículo arrollara a los peatones, murió pero la policía dijo que no estaba claro si su fallecimiento estaba relacionado directamente con el incidente.

Con información de agencias.

May ha recibido fuertes críticas por su respuesta a un incendio en una torre de viviendas en Londres en el que murieron al menos 58 personas la semana pasada, y por su historial sobre seguridad tras una serie de ataques atribuidos a milicianos islamistas en los últimos meses. "Lo que puedo decir sobre este caso, es que este individuo, por lo que sabemos hasta el momento, no era conocido para nosotros", declaró el secretario de Estado de Seguridad, Ben Wallace, a la emisora británica BBC Radio 4.

"La gente ahora tiene dudas de si Londres es un lugar seguro después de todos estos atentados, y queremos asegurarles que están seguros, por eso queremos trabajar con la policía", explicó Kozbar. "Hizo lo que hizo de forma deliberada para golpear y matar a tantos musulmanes como fuera posible, de modo que es un terrorista".

En el atentado terrorista contra la comunidad musulmana al norte de Londres, una persona murió y otras 10 resultaron heridas. "También será objeto de un examen de salud mental a su debido tiempo", precisó la Policía en un comunicado citado por El País.

La primera ministra, Theresa May, expresó que el atentado fue un intento repugnante de destrozar la libertad de culto.

Mahmoud, líder del centro Muslim Welfare House, donde se ubica la mezquita, relató ante los medios cómo los testigos del atropello pararon a una furgoneta de la policía que pasaba por la zona para que arrestaran al autor del ataque, que había sido inmovilizado en el suelo por otras tres personas.