Rusia critica postura de Trump sobre relación con Cuba

Martes, 20 Jun, 2017

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, rechazó hoy en Viena la nueva política del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hacia la isla, diciendo que jamás negociará "bajo presión o amenaza", además rechazó devolver a los fugitivos estadunidenses que han recibido asilo en Cuba.

Castro desaprovechó las "oportunidades que la administración de Obama le dio al régimen cubano de comenzar a dar pasos positivos tanto en materia económica como en el campo de los derechos humanos”, señaló".

A su vez, restringen aún más el derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar nuestro país, ya limitado por la obligación de usar licencias discriminatorias, en momentos en que el Congreso de los Estados Unidos, como reflejo del sentir de amplios sectores de esa sociedad, reclama no solo que se ponga fin a la prohibición de viajar, sino también que se eliminen las restricciones al comercio con Cuba.

Según Rodríguez, "Trump, nuevamente mal asesorado, tomó decisiones que solo benefician a intereses mezquinos y a un puñado de políticos".

Afirma que los cambios dispuestos por Trump constituyen un "retroceso" en las relaciones bilaterales y "contradicen el apoyo mayoritario de la opinión pública estadounidense, incluyendo el de la emigración cubana en ese país, al levantamiento total del bloqueo y a las relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos". Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

Opinó que la democratización de Cuba es asunto de los cubanos con ayuda internacional, pero sin "la impronta protagónica de naciones extranjeras, en este caso de Estados Unidos” ni "esquemas de presión, de sanciones y de falta de realismo político”".

"Cuba denuncia las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo, que están destinadas a fracasar", dijo un comunicado de la cancillería local, pero "reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo", añadió.

Sostuvo que los cambios que sean necesarios en Cuba, como los que se están realizando ahora como parte del proceso de actualización del modelo económico y socialista de la isla, los "seguirá decidiendo soberanamente" el pueblo cubano.