Picasso y Rivera, diálogo conjunto

Miércoles, 21 Jun, 2017

La muestra se integra de obras provenientes de museos europeos, colecciones privadas y recintos nacionales.

Por primera vez, el Museo del Palacio de Bellas Artes pone al alcance de mexicanos y extranjeros obras de Pablo Picasso y Diego Rivera en la exposición Picasso y Rivera: conversaciones a través del tiempo, a partir del 9 de junio y hasta el 10 de septiembre.

Curada por Juan Coronel Rivera, Diana Magaloni y Michael Govan, la muestra hace un recorrido por el paralelismo entre el quehacer de ambos pintores, cuya obra llegó incluso a ser confundida por los expertos, a través de cuatro núcleos: Las academias, Los años cubistas, América y Europa en contraste y La vuelta al clasicismo en Europa y América. Dividida en siete núcleos, son los autorretratos de ambos, uno junto al otro, los que inician el camino compartido por las salas del emblemático edificio del Palacio de Bellas Artes.

Entre las obras prestadas por el museo de Los Angeles se destacan "Retrato de Sebastián Juñer Vidal" de 1903, creada en el periodo azul de Picasso, y "Día de flores" de 1925, una de las pinturas más emblemáticas de Rivera en la que un indígena carga sobre su espalda una canasta con alcatraces.

La exposición Picasso y Rivera Conversaciones a través del tempo, conformada por 147 obras, presenta obras fundamentales de estos artistas, dijo Lidia Camacho, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

En esos años, los artistas exploraron el cubismo, que cuestiona la noción de la representación naturalista instituida por la Academia, y expande las posibilidades al proponer que los objetos pueden ser representados desde múltiples puntos de vista simultáneamente. Entre las más trascendentes están nueve cuadros que vienen del Museo Picasso de París, además de tres creaciones inéditas de Rivera, entre ellas una obra que el muralista le regaló a Picasso y que aún conserva la familia. "Rivera estuvo mucho más influenciado quizá también por el nacionalismo, la identidad de lo mexicano".

"Es una de las pinturas más hermosas de ese periodo de Picasso y es muy rara".

Esta sección se dividió en dos subtemas, el primero titulado Diego Rivera, que expone el momento en que el creador guanajuatense regresó a México en 1921 y encontró un país en reconstrucción, con un sentido de urgencia acerca del futuro.

Este impulso de regresar a los valores universales y a la estética tradicional se conoció en Francia como rappel à l'ordre (retorno al orden).

Camacho destacó que en el montaje se podrán apreciar 16 grabados de la "Suite Vollard", de Picasso, considerada una de las obras gráficas más importantes del siglo XX, la pieza "Hombre del cigarrillo", de Rivera, así como obras que nunca habían salido de sus museos.

Por primera vez se exhibirán en México Farola y guitarra, de Picasso, proveniente de Narodni Gallery, en Praga, y Composición cubista (naturaleza muerta con una botella de anís y un tintero), de Rivera, que forma parte de una colección particular de la Fundación Almine y Bernard Ruiz - Picasso para el arte, en Bruselas, Bélgica.

La exposición "Picasso y Rivera: Conversaciones a través del tiempo" cuenta con un amplio programa de actividades, que incluye charlas, un ciclo de cine, un recorrido virtual, un concierto, la presentación del catálogo y narraciones.