Temer supera las acusaciones de corrupción en el Congreso

Viernes, 04 Ago, 2017

Temer fue denunciado por el fiscal general, Rodrigo Janot, por corrupción activa, al considerarlo receptor de sobornos por parte de la empresa frigorífica JBS, pero por tratarse del jefe del Estado, un caso como éste debe ser aceptado o rechazado por la Cámara de Diputados.

No obstante, Temer salió bien librado y la noticia, al menos en la Bolsa brasileña, fue bien acogida: con solo las señales de que la votación favorecería al presidente, el principal índice de acciones de ese país aumentó casi un 1 %.

De lo contrario, si los congresistas votan por la apertura de un juicio, Temer tendrá que licenciarse por hasta 180 días mientras lo juzga el Supremo Tribunal Federal.

Temer, siendo vicepresidente, asumió la Presidencia de Brasil en mayo de 2016 en forma interina y fue confirmado en el cargo el 31 de agosto de ese mismo año, cuando la entonces mandataria, Dilma Rousseff, fue destituida por irregulares manejos de los presupuestos.

Ese resultado es ya imposible pues se han registrado 184 votos contra la admisibilidad, es decir, por no investigar a Temer y 158 votos a favor de admitir la denuncia; aunque los diputados opositores de Temer sumaran la totalidad de votos restantes, sólo llegarían a 329, cantidad insuficiente para ganar la votación.

Cuando llegó a los 159 votos, sumados a una abstención y doce ausencias, la base oficialista impidió que la oposición alcanzara en el pleno de la Cámara baja los 342 votos necesarios para autorizar a la Corte Suprema a darle curso al proceso contra el mandatario.

El presidente brasileño Michel Temer obtuvo una victoria parcial en la Cámara de Diputados donde logró el quórum necesario para iniciar la votación sobre un juicio que decidirá si continúa en el cargo.

Además, un ex asesor de Temer fue arrestado con una maleta con 150 mil dólares en efectivo, los cuales supuestamente estaban dirigidos al Presidente.

Temer, del partido PMDB (centroderecha), y sus defensores afirman que la acusación es una "ficción” construida para perjudicarlo y amenazar la reconstrucción de un país que emerge a duras penas tras la peor recesión de su historia, con más de 13,5 millones de desocupados".

La oposición acusó al presidente de liberar en las últimas semanas cuantiosos fondos para diputados vacilantes. Se prevé que Janot lo acuse de obstrucción de justicia para fin de mes.

Y agravando el sentimiento de farsa, de acuerdo con una investigación realizada por el Congreso en Foco, un sitio político, al menos 190 de los 513 diputados que pueden votar enfrentan procesos penales ante la Corte Suprema de Brasil.