Israel ataca centro de armas químicas en Siria

Jueves, 07 Set, 2017

La agencia de noticias estatal siria, SANA, difundió un comunicado de la Comandancia de las Fuerzas Armadas Sirias que aseguraba que los aviones "enemigos" de Israel lanzaron de madrugada desde el espacio aéreo libanés "varios misiles" contra una infraestructura, causando la muerte de dos "elementos" y daños materiales.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos también confirmó el ataque, del que Israel se ha negado a hablar, y eleva el número de fallecidos a siete.

El Ejercito advirtió de la "peligrosa repercusión de tales actos hostiles contra la seguridad y la estabilidad de la región".

El diario digital libanés AMN, que cita las cuentas de varios activistas progubernamentales en las redes sociales, señala que tres aviones israelíes bombardearon hacia las 3.30 (0.30 GMT) de este jueves un centro de investigación en la ciudad de Masyaf, al oeste de Hama. "Es algo que la ONU no debe aceptar", apuntó durante un encuentro entre ambos.

Tras el ataque perpetrado en Jan Shijún, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tomó medidas y sancionó a 271 funcionarios supuestamente vinculados con el desarrollo de programa de armas químicas de dicho país -que Damasco niega- y que pertenecen al centro científico militar atacado hoy.

Por su parte, Amos Yadlin, director ejecutivo del Centro de Estudios de Seguridad Nacional de Tel Aviv, apuntó que lo ocurrido anoche en Siria "no es habitual".

Aquel fue el quinto incidente de este tipo registrado desde el pasado 24 de junio, cuando las Fuerzas de Defensa destruyeron dos tanques sirios y una batería de artillería, en respuesta al lanzamiento por error de proyectiles sirios que habían explotado en la región fronteriza de los Altos del Golán.

En Israel, las autoridades no efectuaron ninguna declaración oficial sobre los ataques.

Sin embargo, también lleva a cabo ataques puntuales contra convoyes de armas a Hezbollah o posiciones que considera pueden ser ofensivas, que no confirma ni comenta. Pero no es una operación "rutinaria", agregó, y, si es obra de Israel, se trata de un mensaje para decir que "no permitirá la producción de armas estratégicas" en Siria.