'Nate' perdona la costa sur

Martes, 10 Oct, 2017

Nate tocó tierra en Estados Unidos la noche del sábado, en la desembocadura del río Misisipi, en el sur del país, como un huracán de categoría 1, con vientos máximos sostenidos de 85 millas por hora (casi 140 kilómetros por hora) y poco después, antes de la medianoche, de nuevo en Biloxi, en el estado de Misisipi.

En un momento, el ojo de Nate se movió sobre la Base de la Fuerza Aérea de Keesler, indicaron los meteorólogos. Los principales daños se dejaron notar en varias zonas a lo largo de la costa.

La tormenta no causó los daños catastróficos provocados por sus antecesores esta temporada de huracanes en el sur del país y en el Caribe.

Inundó la estructura de estacionamiento del casino Golden Nugget, que está más cerca de la punta de la península.

Coincidiendo con la pleamar en Biloxi, Nate provocó una marejada que superó la autopista 90 que conecta la ciudad con una península en el extremo oriental urbano. No se reportaron fallecidos ni heridos de inmediato.

Las interrupciones se concentraron sobre todo en la mitad del este de la tira costera estrecha del estado, en los condados de Harrison, de Jackson y de George.

El alcalde de la isla de Dauphin, Jeff Collier, dijo que se despertó alrededor de las tres de la madrugada del domingo para descubrir que el agua le daba hasta las rodillas en su jardín.

Aún cuando las peores previsiones respecto a este ciclón no se cumplieran, el presidente estadounidense, Donald Trump, firmó una declaración de emergencia para Alabama y Florida, que se sumó a la que firmó el sábado para Luisiana, y que permite la asistencia de agencias federales en ambos estados. Las autoridades rescataron a cinco personas de dos botes de vela en aguas agitadas antes de que llegara el huracán. Un velero de 41 pies perdió su motor en el lago Pontchartrain y dos marineros se salvaron. "Todo el mundo necesita entender eso, que esta es una situación muy peligrosa".