Cáncer de mama: reto de salud pública

Miércoles, 11 Oct, 2017

“Ahorita estamos en el mes de octubre que es el mes de la mujer donde se refuerzan las medidas preventivas para la detección de cualquier tipo de enfermedad relacionada con la mujer como puede cáncer de mama y cáncer cervicouterino”, dijo y añadió que en el caso de los hombres es en el mes de febrero que intensifican las campañas para detectar el cáncer de mama.

El estudio, objeto de un artículo en la revista científica 'Clinical Traslacional Oncology', ha contado con la colaboración de la Unidad de Cirugía de Mama del Hospital Juan Ramón Jiménez y la fundación FABIS, ha informado el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en un comunicado.

La Organización Mundial de la Salud señala que cada 30 segundos, en algún lugar del mundo, se diagnostica un cáncer de mama, además una de cada ocho mujeres tiene o va a desarrollar este cáncer durante su vida.

Datos del 2012 revelan que en ese año se registraron 2.100 casos nuevos, lo que lo hace el tumor maligno con mayor incidencia en el país.

Teresa Cisneros, consejera de la asociación, agregó que es importante hacer conciencia que el cáncer de mama metastásico no discrimina la edad de las pacientes, afecta a mujeres jóvenes en edad productiva, y que tenerlo no debe significar una sentencia de muerte, porque hay mucho por hacer.

Entre los factores de riesgo más comunes están la exposición a radiación, antecedentes familiares de cáncer de seno y altos niveles de estrógeno, que aparecen en enfermedades como la cirrosis.

De igual manera, ubicó a la Tierra caliente como una de las regiones más afectadas por el cáncer de mama a causa de factores hereditarios, ya que "el 15 por ciento de los conocimientos de cáncer de mama está dado por factores genéticos".

En lo que va de la actual administración, se realizaron 10 millones de mastografías a mujeres de 40 a 69 años de edad en el Sector Salud; se llevaron a cabo millones de exploraciones clínicas de mama en el IMSS e ISSSTE, y se ha ampliado la infraestructura para su atención en diversas entidades.

Ello, marca la pauta de las políticas que debemos seguir fortaleciendo, a fin de disminuir las tasas de mortalidad a través de una detección oportuna de la enfermedad, que garantice una mejor calidad de vida para las mujeres mexicanas que se encuentran en esta situación, sobre todo, en comunidades marginadas, y su acceso a otros derechos fundamentales para su pleno desarrollo.