Dictaron la prisión preventiva a Silva, que continuará presa — Caso Fortunato

Miércoles, 11 Oct, 2017

La fiscal determinó que Silva recorrió unos 150 metros, luego dio una vuelta en 'U' y regresó, momento en que "le pasó por encima" cuando el muchacho se encontraba sobre el asfalto. De esa manera adelantó que sostendrá el "homicidio doblemente agravado por vínculo y alevosía" que planteó desde un principio.

El magistrado escuchó atentamente la acusación formulada por la fiscal de la causa, Andrea Rossi, y evaluó las pruebas obtenidas hasta el momento, entre ellas testimonios y peritajes.

Según los resultados obtenidos de las pericias que recibió la fiscal que investiga la muerte del rugbier de 24 años, Silva no solo "puede ser peligrosa" para otros sino que además, los médicos advirtieron que no están "en condiciones de garantizar que ella pueda acceder al beneficio de la prisión domiciliaria". "Y son mis hijos los únicos que me pueden ayudar a sobrellevar esto". Sostuvo que "no lo vio tirado" y que "deberá pagar por el accidente" si tiene que hacerlo.

Según declaró un cuidacoches del lugar, Fortunato, quien jugaba en Belgrano Rugby Club, mantuvo una discusión con su pareja en la puerta de lugar y cuando ella se retiraba al volante de su auto Fiat Idea, él intentó frenarla, se colgó de la ventanilla y cayó de boca al piso.

Silva aseguró no saber que el rugbier iba a ser padre de un bebé que espera su ex novia y volvió a señalar que no discutió con él dentro del boliche del que salieron juntos antes del atropello. Le produjo aplastamiento de cráneo y causó su muerte inmediata.

En tanto, se supo que el resultado de los estudios toxicológicos realizados tanto al cuerpo del joven rugbier como a su novia, revelaron que ambos estaban alcoholizados. Además, resaltó que está probado el vínculo entre la mujer y Genaro.

Un punto de debate en la audiencia fue si la acusada tiene o no problemas en la vista.

"Se percató que Fortunato estaba en el piso y de todas formas lo atropelló", aseveró.

Por su parte el abogado Tíndaro Fernández, representante de la familia Fortunato, habló en el mismo sentido que Rossi y aseguró que "Silva quiso matar a Genaro".

Florencia Garciarena, abogada defensora de Silva, aseguró que el hecho fue "un homicidio culposo", subrayando que la acusada tiene astigmatismo y atropelló aFortunato manejando sin anteojos en un tramo que no posee iluminación artificial.

Rossi también cuestionó la actitud de Silva durante el proceso.

No obstante, el juez rechazó los pedidos y, tras el procesamiento dictado, Silva continuará detenida.