Bimbo, entre las empresas que se fugan de Cataluña

Jueves, 12 Oct, 2017

Frente a este escenario, distintas empresas han anunciado su cambio de sede, incluida la mexicana Bimbo.

Al establecer las razones del movimiento administrativo, la empresa de origen mexicano aclaró que la toma de la decisión se basa principalmente en la seguridad jurídica necesaria para seguir trabajando con normalidad en el país. "La compañía continuará operando como viene haciendo hasta ahora a través de sus oficinas y centros de producción situados en Andalucía, Aragón, Cantabria, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana, así como a través de sus centros de venta distribuidos por toda la geografía, que dan trabajo a más de 6.000 personas en España", ha explicado. En Cataluña tenía hasta ahora el domicilio social español. Además, el año pasado la empresa mexicana se hizo con Panrico, que compró al fondo de capital riesgo estadounidense Oaktree, por lo que también comercializa sus marcas, entre ellas, Bollycao, Donettes, Donuts o La Bella Easo.

Mientras que AXA España también aprobó el cambio de su domicilio social de AXA Vida y AXA Pensiones, de Barcelona a Bilbao. De acuerdo con un comunicado, el traslado del domicilio fiscal se hará directamente al ubicado en Las Mercedes, Madrid, donde funcionan las oficinas que atienden los negocios de la firma tanto para Europa como para África y Asia.

"La medida se adopta para mantener la operatividad normal de la compañía y con el fin de proteger los intereses de la misma, de sus clientes, empleados, accionistas, acreedores y proveedores".

"La continuidad en la zona euro garantiza a CaixaBank seguir contando con óptimas condiciones de financiación para, a su vez, mantener el flujo de crédito a familias y empresas en Cataluña y en el resto de España, así como para preservar la integridad de los depósitos de sus clientes", añadió. El martes, el gobierno catalán declaró la independencia de Cataluña, pero pidió al Congreso local suspender el proceso para abrir un diálogo con el Gobierno español, que rechaza la independencia.