Canciller uruguayo critica medida brasileña de bloquear compra de productos lácteos

Jueves, 12 Oct, 2017

El ministro Tabaré Aguerre comunicó que se demoraron más de 60 camiones brasileños en la frontera por aumentos en las inspecciones.

El Ministerio de Agricultura brasileño oficializó el martes una prohibición de ingreso a lácteos procedentes de Uruguay, arguyendo que Montevideo no envía productos propios, sino que está triangulando importaciones.

El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, recordó que "Brasil se autoabastece en 99%" y que "el sector lechero siempre se opuso a la cuotificacion" y confirmó que se enteró de la medida de Brasil por WhatsApp porque no hubo comunicación oficial. En declaraciones a radio Carve Nin Novoa aseguró ayer que su par de Brasil no estaba al tanto de la medida resuelta por el ministro de Agricultura de Brasil, a quien cuestionó por "dar una mala señala al mundo".

El Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) solicitó una cuota de 350.000 toneladas, tolerando al principio al menos 78.000, pero la oferta de Bruselas que trascendió esta semana apenas alcanza las 70.000, lo que complicó estas negociaciones, que comenzaron hace más de 20 años.

El ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, volvió a lamentar profundamente, la situación, aunque sotuvo que “duele tener que estar tomando estas medidas”. Añadió que tomó con "sorpresa y estupor" esta noticia, porque si se analizan las cifras de comercio que hay entre Uruguay y Brasil, es "absolutamente insostenible que se diga que Uruguay triangula leche para venderle a Brasil". Uno tenía 7 toneladas y otro 14 toneladas del producto. El jefe de la diplomacia uruguaya estimó que la situación como único se zanja es sobre la base de las negociaciones, el diálogo y la diplomacia, lo cual, dijo, no ha faltado de esta parte. El titular dijo confiar en que el problema se resolverá al más alto nivel, aunque no descartó recurrir a los órganos de solución de controversias del Mercosur y de la OMC.

"No queremos tomar medidas espejo, pero esto lo consideramos una hostilidad de las políticas comerciales de Brasil, que no se justifica desde ningún punto de vista".