Trump encendió la mecha de la guerra

Jueves, 12 Oct, 2017

Esto generó que Corea ya tenga preparado una nueva prueba balística de alcance intercontinental, que podría llegar a la costa oeste de Estados Unidos, y que sería lanzado el día del Congreso del Partido Comunista Chino (18 de octubre), o cercano a la visita de Trump a Asia, que se producirá entre el 2 y el 14 de noviembre.

Ri Yong Ho, el Ministro Exterior de Corea del Norte, culpó a Donald Trump del ambiente ríspido que existe entre ambas naciones.

También habló sobre los planes militares y destacó el proyecto nuclear como el "preciado fruto de la sangrienta lucha del pueblo coreano por defender el destino y la soberanía del país ante la prolongada amenaza nuclear de los imperialistas estadounidenses".

"Es la firme voluntad de todo el personal militar y de la gente de la República Popular Democrática de Corea (RPDC, nombre oficial del país) el hacer llover fuego sobre los EE.UU., que clamó por destruir totalmente la RPDC", aseguró el canciller en un comunicado.

En su primer discurso ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el pasado mes de septiembre, el mandatario estadounidense amenazó con la "destrucción total" de Corea del Norte y enfatizó en la necesidad de poner freno al programa nuclear de la dictadura de Kim Jong-un.

"El Gobierno de Corea del Norte, reiteradamente ha declarado que cualquier intento de asfixiarnos, bajo los pretextos de la aplicación de la resolución de sanciones, son equivalentes a un acto de agresión y guerra, por lo que nosotros no renunciaremos a utilizar nuestros recursos", añadió el canciller norcoreano sobre la ola de sanciones estadounidenses.

El presidente Donald Trump dijo el miércoles que Corea del Norte "tiene un problema que tiene que debe resolverse".

Esa misma noche, Estados Unidos desplegó dos bombarderos supersónicos sobre la península coreana en una demostración de fuerza contra Corea del Norte, durante un ejercicio nocturno con las aviaciones de Japón y Corea del Sur.