Atacamos a delincuentes, no a Mugabe: Ejercito de Zimbabue

Miércoles, 15 Nov, 2017

La embajada de Estados Unidos en Zimbabue ha recomendado este miércoles a sus ciudadanos permanecer en sus casas a causa de la "incertidumbre política" imperante tras la advertencia del jefe de las Fuerzas Armadas al presidente Robert Mugabe.

El partido de Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), respondió a las palabras de Chiwenga este martes asegurando que sugerían una "conducta de traición" destinada a "incitar a la insurrección y al desafío violento del orden constitucional".

De acuerdo con el sitio Nehanda Radio, los militares tomaron la noche del martes el control de la cadena pública de televisión ZBC, como parte de aparentes acciones coordinadas luego de que el mandatario destituyó el lunes a su vicepresidente, Emmerson Mnangagwa.

Las tensiones se han ido acumulando en Zimbabue desde que el vicepresidente Emmerson Mnangagwa, una poderosa figura del gobernante partido Zanu-PF, huyera a Sudáfrica la semana pasada, luego de ser despedido y despojado de su membresía de por vida en el partido.

La embajada alentó a los ciudadanos de EU en Zimbabue a refugiarse en sus lugares de residencia hasta nuevo aviso, y que estén atentos a las noticias y las notificaciones de la legación. La sucesión presidencial tensiona la situación en el país.

En una situación sin precedentes, el jefe de las fuerzas armadas, Constantino Chiwenga, amenazó abiertamente el lunes con intervenir en política, una semana después de que Mugabe despidió al vicepresidente Emerson Mnangagwa, considerado desde hace tiempo como el probable sucesor de Mugabe, de 93 años. Poco después, tres explosiones sacudieron el centro de la capital de la nación africana, cerca del campus de la Universidad de Zimbabue.

Los hechos ocurrieron varias horas después de que la AP viera tres camiones militares de transporte de personal con varios soldados, dirigiéndose en caravana rumbo a los cuarteles ubicados justo afuera de la capital. Otras fuentes desde Harare indican que el Presidente, quien dirige el país dese 1980, se encuentra en sus oficinas de Munhumutapa, también en la capital, custodiado por agentes del servicio secreto.

"Debemos recordarle a quienes están detrás de estos chanchullos desleales que cuando se trata de proteger nuestra revolución, los militares no dudaremos en intervenir", afirmó.

Mnangagwa, quien gozó del respaldo militar y una vez fue visto como un presidente potencial, huyó del país y dijo que había sido amenazado.

Posteriormente emitió un comunicado en el que manifestó: "Pronto controlaremos los resortes del poder en nuestro bello partido y país".