Moore debería abandonar la campaña para el Senado de EE.UU — McConnell

Miércoles, 15 Nov, 2017

El líder de mayoría republicana en el Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, encabezó a varios políticos republicanos que pidieron este lunes al candidato a senador del partido en Alabama, Roy Moore, que se retire de la carrera luego de que una quinta mujer lo acusó de abuso sexual cuando ella era menor de edad.

Beverly Young Nelson, que ahora tiene 56 años, detalló en una rueda de prensa acompañada por su abogada Gloria Allred que en 1977 trabajaba en un bar frecuentado por Moore, quien entonces rondaba la treintena y era fiscal de distrito.

Tras un forcejeo, Moore dejó marchar a la joven y, según su testimonio, le advirtió de que nadie le creería si se atrevía a explicárselo a alguien, ya que él era el fiscal del distrito y ella sólo una "niña".

Aumenta la presión para que Roy Moore abandone sus aspiraciónes de ser elegido al senado estatal de Alabama luego de que una segunda mujer lo acusara de agresión sexual. Solo años después explicó el incidente a sus más íntimos: su hermana, su madre y su actual esposo.

El senador Cory Gardner, que preside la Comisión Nacional Republicana de Senadores, llega más allá al decir que si Moore "se niega a retirarse y gana, el Senado debería votar a favor de expulsarlo" de la referida Cámara Alta.

Antes del lunes, Moore ya enfrentaba acusaciones reportadas la semana pasada por The Washington Post de que tuvo contactos sexuales con una niña de 14 años hace décadas cuando él tenía treinta y tantos años y de que buscó relaciones con otras tres adolescentes.

Para disipar dudas sobre su acusación, Nelson enseñó su anuario de fin de curso, en el que aparece una fotografía suya de adolescente junto a una dedicatoria muy cariñosa de Moore.

Por su parte, Moore rechazó el viernes las acusaciones, atribuyéndolas a un "intento desesperado de los demócratas y del Washington Post de atacar políticamente" su campaña.

Moore es un exjuez del Tribunal Supremo de Alabama conocido por su polémico uso de la Biblia para interpretar la ley y está alineado con la llamada "derecha alternativa" radical que propugna el exestratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon.