Corea del Norte acepta reunirse con el Sur el 9 de enero

Viernes, 12 Ene, 2018

En respuesta, Seúl llamó a sostener una reunión intercoreana de alto nivel en la aldea de la tregua de Panmunjom.

El comandante de las tropas de EEUU estacionadas en Corea del Sur, el general Vincent Brooks, instó a la cautela ante los últimos gestos de acercamiento de Pyongyang.

La comunicación quedó reactivada hoy y la primera toma de contacto, de unos 20 minutos, giró en torno a cuestiones técnicas, informó el Ministerio de Unificación surcoreano.

Seúl respondió proponiendo la celebración de conversaciones de alto nivel en Panmunjom el 9 de enero. gracias a esto, las dos Coreas han restablecido su conexión telefónica, interrumpida desde 2016.

En 1976, Corea del Norte decidió cortar todas las comunicaciones cuando el Sur adoptó sanciones comerciales para protestar por el torpedeo de un submarino norcoreano contra la corbeta surcoreana Cehonan, que provocó 46 muertos.

El presidente estadounidense Donald Trump consideró este jueves que las conversaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur son "una buena cosa", afirmando que ellas eran el resultado de su firmeza al enfrentar a Pyongyang.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, había expresado su voluntad de enviar una delegación a las olimpiadas surcoreanas y manifestó su disposición a dialogar sobre el asunto.

Seúl y los organizadores del evento esperan que el Norte participe, en un intento de rebajar las tensiones en la península de Corea debido al programa nuclear y de misiles del Norte.

La reunión entre las dos Coreas, que técnicamente se mantienen en guerra desde hace más de 65 años, se acordó después de que el líder norcoreano agradeciera en Año Nuevo la predisposición dialogante del presidente surcoreano, Moon Jae-in, y expresara su deseo de mejorar lazos con Seúl y de enviar una delegación a PyeongChang, sede de los JO.

El aplazamiento de los ejercicios militares conjuntos entre Corea del Sur y Estados Unidos también crearía una ventana de posibilidades para cumplir con la opción de suspensión por suspensión propuesta por China, dijo Cho Sung-ryul, investigador principal del Instituto para la Estrategia de la Seguridad Nacional (INSS, según sus siglas en inglés).

Estados Unidos, en cambio, cree que esas conversaciones no merecen ser tomadas en serio.

Por supuesto, desde que tomó el control del regimen norcoreano en 2011, Kim Jong-un ha probado ser más errático que un tiro al aire, por lo que tampoco conviene elevar demasiado las expectativas.