Trump, dispuesto a hablar con Corea del Norte cuando sea el momento

Domingo, 14 Ene, 2018

El presidente Donald Trump dijo a su contraparte surcoreano el miércoles que estaría dispuesto a aceptar conversaciones con Corea del Norte "en el momento oportuno, bajo las circunstancias apropiadas".

Moon defendió que la meta de la política de presión y sanciones "es traer a Corea del Norte a la mesa de negociación" y valoró que el Gobierno estadounidense de Donald Trump mostrara su satisfacción por la reanudación de contactos entre Seúl y Pyongyang. Una desnuclearización que sea declarada conjuntamente por las dos Coreas. "Esa es una postura básica a la que nunca podemos renunciar", dijo.

Los Juegos Olímpicos de Invierno tendrán lugar del 9 al 25 de febrero en la localidad de Pyeongchang, en Corea del Sur, en un momento de elevadas tensiones en la península coreana tras la serie de ensayos militares del régimen norcoreano.

Según el informe de la conversación con Moon publicada por la presidencia surcoreana, Trump también dijo que "no habrá acción militar (por parte de Estados Unidos) durante el diálogo entre las dos Coreas".

Los presidentes de Corea del Sur y Estados Unidos hablaron por teléfono durante media hora en la noche del miércoles 10.

"(Moon) Estaba muy agradecido por lo que hemos hecho", dijo Trump a los periodistas al comienzo de una reunión con su gabinete.

En ese sentido, indicó que el diálogo y la desnuclearización van en la misma dirección, ya que "una vez que las relaciones Sur-Norte mejoren, eso puede ayudar a resolver el problema nuclear norcoreano".

"No tenemos ninguna divergencia de opinión con Estados Unidos", aseguró Moon durante su rueda de prensa.

Lee tiene previsto reunirse en Washington con su homólogo estadounidense, Joseph Yun, y explicarle en detalle el desarrollo de la reunión del martes.

El martes, las dos Coreas mantuvieron su primer diálogo oficial en más de dos años.

Desde la última vez que ambos ejércitos se reunieron en 2014, la divisoria ha sido escenario de episodios tensión entre los que se cuentan varios intercambios de fuego de aviso o la reciente y espectacular deserción de un soldado norcoreano tiroteado por compañeros que vulneraron el alto el fuego al cruzar la demarcación.

La intención norcoreana, recientemente anunciada, de participar en la competición deportiva es un gesto importante para apaciguar los ánimos después de un 2017 marcado por las continuas pruebas de armas norcoreanas y el tono beligerante con el que ha respondido al régimen de Pyongyang el presidente Trump.