Trump está abierto a las conversaciones con Corea del Norte

Domingo, 14 Ene, 2018

Tras la reunión del martes, Corea del Norte se comprometió a enviar una gran delegación a los Juegos de Pyeongchang, que serán el próximo mes en Corea del Sur, pero se quejó de que Seúl propusiera conversaciones para desnuclearizar la Península de Corea.

Los esfuerzos de paz intercoreanos han recibido el apoyo de la mayoría de los miembros de la comunidad internacional, y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas también expresó satisfacción por una posible distensión en la Península Coreana. Las dos Coreas están técnicamente en guerra. "Esto es nuestra postura fundamental a la que nunca renunciaremos".

Los comentarios tuvieron lugar después de que las dos Coreas reanudasen sus diálogos intercoreanos para discutir sobre la participación de Pyongyang en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, que tendrán lugar del 9 al 25 de febrero en Corea del Sur.

El presidente Donald Trump dijo el miércoles que Estados Unidos está dispuesto a hablar con Corea del Norte "bajo las circunstancias correctas" aunque no esté claro si eso dará resultados, horas después de las primeras conversaciones en años entre Pyongyang y Seúl.

Aún se desconocen los efectos reales de las sanciones en la población norcoreana.  Getty Images
Aún se desconocen los efectos reales de las sanciones en la población norcoreana. Getty Images

Moon destacó que planea convertir los diálogos en una oportunidad para mejorar las relaciones intercoreanas y resolver la cuestión nuclear mediante el diálogo. "Podría ser un resultado de las sanciones y presiones dirigidas por Estados Unidos", afirmó el mandatario surcoreano ante más de 200 periodistas nacionales y extranjeros. La reactivación de esta vía, destinada a comunicaciones militares en la región en torno al Mar Amarillo (llamada Mar del Oeste en las dos Coreas), fue notificada al Sur por la delegación norcoreana durante el encuentro del martes.

Nauert no comentó sobre el anuncio de que Seúl y Pyongyang también acordaron tener conversaciones militares y restaurar una línea de contacto militar cerrada desde febrero de 2016.

Desde la última vez que ambos ejércitos se reunieron en 2014, la divisoria fue escenario de episodios de tensión entre los que se cuentan varios intercambios de fuego de aviso.

Más tarde el presidente norteamericano pronunció que apoya 100% las reuniones entre las dos Coreas y que incluso él mismo puede entrevistarse con Jong-un.