Al menos 6 muertos en un ataque israelí en Siria — Informe

Lunes, 12 Feb, 2018

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo el domingo que las fuerzas israelíes seguirán adelante con sus operaciones en Siria a pesar de perder por el fuego enemigo por primera vez en 36 años un avión de guerra avanzado.

"Es nuestra política y seguirá siendo nuestra política", añadió el primer ministro. Los pilotos resultaron heridos y fueron enviados a un hospital, agregó.

El segundo al mando de la Fuerza Aérea israelí, general de brigada Tomer Bar, afirmó también que este país provocó "daños graves" a las defensas antiaéreas sirias en los últimos 35 años.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) derribaron la víspera un drone iraní que se infiltró en su territorio desde una base en Siria, por lo que las tropas israelíes lanzaron un ataque sobre diferentes blancos alrededor de la ciudad siria de Palmira, donde se cree que están los operadores de los aviones no tripulados de Irán.

"Llevamos a cabo un ataque aéreo a gran escala contra sus sistemas de defensa (sirios): radares, misiles, baterías, puestos".

"El sábado dimos duros golpes a las fuerzas iraníes y sirias", aseguró este domingo Netanyahu y agradeció la labor de las fuerzas armadas israelíes y del Jefe del Estado Mayor, "los guardianes del Estado de Israel".

El Ejército israelí comunicó que la infiltración del vehículo aéreo no pilotado desde Siria suponía una "grave violación de la soberanía israelí" y advirtió que llevaría a cabo más acciones contra lo que consideró una "agresión iraní".

El jefe del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, Ali Shamjani, calificó de absurdas las acusaciones y aseguró que "no se lanzan aviones F-16 para tirar un dron" y que la presencia de su país en Siria es únicamente de "asesoramiento", informó la agencia iraní Fars.

Diversos analistas y comentaristas israelíes coincidían hoy en que, pese a la retórica, a ninguna de las partes le interesa que haya una escalada de violencia, que probablemente derivaría en un enfrentamiento abierto y de envergadura entre Israel y la milicia chií libanesa Hezbolá, que supondría daños civiles en ambos países y podría trasladarse también a Siria.