¿Por qué es histórico el encuentro de las dos Coreas?

Lunes, 12 Feb, 2018

El gobierno del actual presidente estadounidense, Donald Trump; refleja una preocupación de que el gobierno surcoreano no reaccione ni pueda defender sus intereses ante una encarcelación de la propuesta diplomática de Corea del Norte.Tomando como antecedente la propuesta de un acercamiento bilateral, nos remontamos a las campañas electorales de Moon Jae-in, que antes de ser jefe prometió a la nación surcoreana un acuerdo pacífico con Corea del Norte.

Después de que el líder norcoreano, Kim Jong-un, invitara al presidente surcoreano, Moon Jae-in, a Pionyang para participar en una cumbre, la cuestión pasa ahora por saber si Corea del Sur y EE.UU. podrán coordinar sus acciones y aprovechar la iniciativa para promover las conversaciones de desnuclearización, escribe The Korea Herald.

"La enviada especial Kim Yo-jong entregó una carta personal" de su hermano que expresa su "deseo de mejorar las relaciones", declaró el portavoz de Moon, Kim Eui-kyeom.

Hasta la fecha solo se han producido dos cumbres de jefes de Estado de las dos Coreas; ambas en Pyongyang en los años 2000 y 2007 involucrando al fallecido líder y padre de Kim Jong-un, Kim Jong-il, y a los también desaparecidos expresidentes del Sur Kim Dae-jung y Roh Tae-woo, respectivamente.

La poderosa hermana del líder norcoreano Kim Jong Un acudió al partido. Repetidamente llamó al régimen de Kim Jong Un el más tiránico en la Tierra y evitó hablar con la delegación de Corea del Norte, cuando se sentaron a unos metros de distancia en el palco VIP de la ceremonia de apertura.

Recibió la invitación el sábado, ofrecida por Kim Yo Jong [VIDEO], la hermana menor y colaboradora cercana del líder norcoreano, durante una reunión en la Casa Azul presidencial en Seúl.

Pidió más bien que se crearan "las buenas condiciones" y exhortó al Norte a buscar de forma más activa el diálogo con Washington.

Oralmente le transmitió también la invitación de Kim Jong Un de "visitar el Norte cuando más le convenga". Las dos Coreas [VIDEO]habían combinado equipos y jugado simplemente como "Corea", vistiendo uniformes blasonados con banderas azules y blancas que mostraban una península indivisa.

El gesto entre las dos Coreas no fue bien recibido por Washington, que advirtió sobre "la operación de seducción" olímpica del régimen norcoreano.

Tras meses de silencio sobre su participación en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, Corea del Norte aceptó finalmente enviar al Sur atletas, artistas, animadoras y una delegación de alto nivel.

El jueves, Pyongyang organizó un desfile militar, donde exhibió lo que parecían ser misiles balísticos intercontinentales capaces de lanzar una ojiva nuclear en cualquier parte de los Estados Unidos, en una amenaza apenas velada a Washington.

Centenares de personas en la popular red social han utilizado a menudo la denominación "Pyongyang2018", aparentemente producto de la simple ignorancia.