Ankara amenaza con romper por completo las relaciones con EEUU

Jueves, 15 Feb, 2018

El gobierno turco advirtió que las relaciones con Estados Unidos han llegado a un punto de quiebre, donde existe el riesgo que se rompan "por completo".

Çavusoglu insistió en criticar el apoyo que Washington presta a las milicias kurdosirias, Unidades de Protección del Pueblo (YPG), aliadas de EEUU en su lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) pero que Turquía considera terroristas.

Ankara ha exhortado repetidamente a Washington en un tono cada vez más brusco a que fuerce la retirada de las YPG de Manbech, algo que no se ha producido.

En una sesión en la Asamblea Nacional con sus correligionarios del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco), en Ankara, Erdogan asimismo enfatizó que tanto Turquía como Estados Unidos son miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y comparten las mismas obligaciones.

Este lunes el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, amenazó al teniente general estadounidense Paul E. Funk con una "bofeteada otomana" tras las declaraciones por parte de Funk en "responder agresivamente" si Turquía atacaba la ciudad.

"Está claro que aquellos que hacen esos comentarios nunca han sentido una bofetada otomana", dijo recientemente el presidente turco, usando el término para un golpe que, según la leyenda, puede acabar con un oponente de un solo manotazo. "O arreglamos estas relaciones o se romperán por completo", aseguró el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, en una intervención durante un congreso en Estambul sobre las relaciones entre Turquía y África.

"Es natural que hayamos perdido nuestra confianza en Estados Unidos", dijo Cavusoglu, haciendo hincapié en que Ankara no quiere escuchar más promesas vacías de su aliado, sino que quiere ver pasos concretos.

"Nuestros derechos en el Mar Egeo y Chipre son para nosotros lo mismo que Afrín".

La relación entre Turquía y EEUU, tradicionalmente aliados, se ha deteriorado en los últimos años y los dos países mantienen varios desencuentros diplomáticos.

Washington reaccionó ante esas detenciones suspendiendo la emisión de visados en Turquía, ante lo que Ankara reacción con contramedidas similares.