Drogadicta se sacó los ojos para "acercarse" a Dios

Martes, 13 Mar, 2018

Kaylee Muthart, de 20 años, estaba bajo los efectos de la metanfetamina y el éxtasis cuando cometió el brutal acto de sacarse los ojos.

Luego de dar aviso a las autoridades, inmediatamente la mujer fue llevada al Hospital Greenville, pero lamentablemente ya no había nada que hacer pues había perdido su vista.

Ahora, dice que está mucho mejor con su nuevo estilo de vida: "Es la misma vida, pero estoy aprendiendo todo de una nueva manera".

"La vida es más hermosa ahora, más hermosa que cuando era adicta a las drogas. Es un mundo horrible en el que vivimos", sostuvo la joven.

"Hace un mes podía ver". Tiempo después uno de sus compañeros de trabajo le ofreció metanfetamina, a lo que ella accedió. Kailee dijo que se grabó a sí misma y no podía creer que estuvo despierta por tres días seguidos. Tuvieron que llevarme a casa.

"Creía que todos habían muerto y que estaban atrapados en sus tumbas, que Dios estaba en el cielo muy sólo y que hacía falta un sacrificio importante para permitir que las personas llegaran a Dios", narró Kaylee Muthart a People al referirse al momento en que estaba bajo el efecto de las drogas.

Ante esta situación, algunos feligreses intentaron asistir a la joven, sin embargo ella opuso resistencia con violencia y cuando llegó un equipo de médicos ella ya se había retirado su otro ojo.

"Era aterrador, no entendía qué quería Dios de mí pero sentía que era lo correcto y que yo tenía que ser quien lo hiciera. Y me alegré de hacerlo, porque siempre tuve un gran corazón y nadie me devolvió ese amor", recordó. "Pensé que me estaba sacrificando por el mundo", dijo.

Saqué mis ojos con mis manos desnudas, los giré, los arranqué y los abrí. "A veces me olvido de que soy ciega porque sé lo que me rodea. Todavía veo, pero no con los ojos, es difícil de explicar porque ni siquiera lo entiendo yo", afirmó la joven.

Cuando la mujer estuvo consciente de lo que realizó, aun así encontraba tranquila por lo que hizo anunciando que "prefiero estar ciega y ser yo misma que ser adicta, y realmente lo digo con todo mi corazón". Ahora la joven asegura tener nuevas metas en su vida, como volver a su proceso de a rehabilitación para superar su adicción a las drogas, además de querer compartir su historia como una reflexión sobre el peligro de las drogas.

Kaylee Muthart, de 20 años, fue encontrada en la calle mientras se sacaba los ojos de sus cuencas.