Encarcelan a militares acusados de rebelión — Venezuela

Martes, 13 Mar, 2018

Llama la atención que los detenidos son oficiales jóvenes, menores de 40 años, que ingresaron al ejército con Chávez ya en el poder. Al mismo tiempo, el Ejecutivo ha formalizado la expulsión de otros 24 uniformados.

Durante el fin de semana, Lilian Camejo, de la ONG Justicia Venezolana, informó de la determinación de privación de libertad originada en una corte militar contra nueve oficiales de la Fuerza Armada Nacional Boliviariana (FANB) por presuntamente formar parte de un movimiento denominado "Movimiento de Transición a la Dignidad del Pueblo".

Entre los militares detenidos, el oficial más destacado es Igbert Marín Chaparro, comandante del Batallón de Ingeniería Motorizada Juan Pablo Ayala, que opera en el Fuerte Tiuna, en Caracas. En la misma situación, según esas fuentes, el teniente coronel Eric Peña Romero, administrador del hospital militar de Caracas, y un grupo de militares de las zonas andinas, orientales y centrales, del país.

Rocío San Miguel, directora de la ONG Control Ciudadano, una de las más reconocidas del país en asuntos de defensa, emitió un comunicado rechazando la "detención de nueve oficiales medios del Ejército, entre los cuales se encuentran cuatro comandantes de batallones".

Previamente, San Miguel señaló en su cuenta de Twitter sobre la causa: "Continúa la saga de detenciones ilegales en la Fuerza Armada como fórmula sugerida por Cuba a Maduro para mantener la institución militar sumisa y leal".

El ruido de sables regresó a Venezuela en medio de la peor crisis social, económica y política de su historia.

Javier Ignacio Mayorca, periodista especializado en las interioridades del Ejército, informó que Marín Chaparro, un oficial de alta calificación, "fue aprehendido el viernes, aproximadamente a las 9am, cuando acudió a la sede de la unidad".

Poco más se conoce oficialmente del operativo desplegado por la Dirección General de la Contrainteligencia Militar, encargada de vigilar estrechamente los cuarteles.

La persecución contra sospechosos o quienes han mostrado su malestar ante la deriva del país se une así al constante hostigamiento que sufren militares tan conocidos como el general Raúl Isaías Baduel, compadre de Hugo Chávez. Sus familiares y sectores opositores han hecho en estos días activismo en las redes para que se le permita la visita familiar y se mejoren sus condiciones de reclusión. Según los analistas, los militares son el principal sostén de Maduro, a quien el alto mando jura con frecuencia "lealtad incondicional". Intentos que se responsabilizan al gobierno estadounidense. Entre los expulsados hay adversarios de vieja data: además de Baduel, los generales Herbert García Plaza y Antonio Rivero, hoy en el exilio.