Michael Caine reveló que no volvería a trabajar con Woody Allen

Martes, 13 Mar, 2018

En 1987 Michael Caine ganó un Oscar a las órdenes de Woody Allen por su papel en Hannah y sus hermanas. Sin embargo, a raíz del efecto Weinstein y del movimiento #MeToo esta acusación resurgió y muchos de los artistas que han colaborado con el director se han deslindado de su trabajo, incluyendo a Greta Gerwig, Timothée Chalamet y Colin Firth. No puedo conciliarme con esta alegación, porque conozco a Woody y me la pasé excelente con él", explicó el actor, "incluso lo introduje a Mia (Farrow). Michael Caine apareció a lo largo de su carrera en más de 115 películas y es considerado un ícono de la industria cinematográfica británica.

En una entrevista al diario The Guardian, Caine contó: "Soy un mecenas de la NSPCC [Asociación Nacional para la Prevención de la Crueldad hacia los niños] y tengo opiniones muy fuertes contra la pedofilia".

Al declarar su aversión por la pedofilia, Caine reconoció que las denuncias hacia Allen lo dejaron aturdido, más aún al enterarse de la demanda realizada por Dylan Farrow, hija adoptiva del director, quien lo acusó de abusar sexualmente de ella cuando todavía era una niña. "No me arrepiento de trabajar con él, algo que hice de forma totalmente inocente, pero no volverá a trabajar con el de nuevo", aseguró. Unas acusaciones que el cineasta neoyorquino siempre ha negado. En un primer momento, cuando las acusaciones se llevaron a cabo en 1992 durante su ruptura con Farrow, no fue condenado.