Para Tillerson, Rusia pudo haber envenenado a exespía en Reino Unido

Miércoles, 14 Mar, 2018

La primera ministra británica, Theresa May, presidirá hoy una reunión con el Consejo Nacional de Seguridad para valorar los últimos hallazgos del caso del envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal y su hija, Julia, en la localidad inglesa de Salisbury.

En el Parlamento, May advirtió que Moscú debe ofrecer una explicación alternativa "creíble" o dará por hecho que el suceso responde a un "uso ilegal de la fuerza por parte del Estado ruso contra el Reino Unido".

Reino Unido dio al presidente ruso, Vladimir Putin, hasta lamedianoche del martes para que explique por qué una sustancia neurotóxica desarrollada por la Unión Soviética fue utilizada paraenvenenar a un exespía de Rusia que entregó información clasificada a la inteligencia británica.

"Basándonos en la identificación positiva de este agente químico por parte de expertos líderes mundiales en Porton Down, nuestro conocimiento de que Rusia ha producido este agente en el pasado y todavía podría hacerlo, y el récord ruso de conducir asesinatos auspiciados por el estado, y nuestro análisis de que Rusia ve a algunos desertores como blancos legítimos de asesinato, el Gobierno ha concluido que es altamente probable que Rusia fue responsable del acto contra Sergei y Yulia Skripal", dijo May.

May dijo que Gran Bretaña considerará medidas fuertes en caso que las explicaciones rusas resulten insuficientes, aunque no dio más detalles.

El diputado Tom Tugendhat, que preside el comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de los Comunes, ya había avanzado que el crimen tenía "toda la mala pinta de un intento de asesinato auspiciado por un Estado". Ayer seguían en estado "crítico pero estable", señaló Amber Rudd, mientras que un policía hospitalizado tras su intervención estaba "en estado grave", aunque podía hablar.

El diputado y ex agente del KGB Alexandr Lugovói, acusado por Londres de haber envenenado a Litvinenko con polonio radiactivo, también descalificó las afirmaciones de May, de las que dijo que eran, "como mínimo, irresponsables".

El tribunal ruso sentenció a Skripal a 13 años de prisión en 2006 por presunto espionaje para Inglaterra. Fue liberado en 2010 dentro de un canje de espías y se había instalado en la ciudad de Salisbury.

"Es un espectáculo de circo en el Parlamento británico". La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, dijo que es una nueva campaña informativa basada en provocaciones.

Se cree que Skripal continuaba trabajando para el MI6 británico, dando clases sobre cómo actuaban los servicios de inteligencia rusos en las actuales circunstancias de guerra híbrida y en el training de agentes.