El exdirector del FBI sobre Trump: "Un mentiroso congénito, vacío de emociones"

Viernes, 13 Abr, 2018

El presidente de EUA, Donald Trump, y su exdirector del FBI, James Comey, se han sumido en una nueva guerra de insultos a raíz de la publicación del libro de memorias de Comey, en el que retrata al mandatario como un jefe de la "mafia" obsesionado con la lealtad de sus subalternos.

En el denominado Informe Steel, un dossier elaborado por un antiguo agente del servicio exterior de inteligencia británico, Comey reproduce con minuciosidad una escena en 2013 en la suite presidencial del Hotel Ritz-Carlton, de Moscú, donde supuestamente un grupo de prostitutas orinó a petición de Trump en la misma cama en la que había dormido el matrimonio Obama. Prácticamente todos en Washington pensaron que debería despedirlo por el terrible trabajo que hizo, hasta que, de hecho, fue despedido.

Y continuó: "filtró información clasificada, por la que debería ser procesado". Le mintió al Congreso bajo JURAMENTO.

El libro narra el encuentro en la Torre Trump de Nueva York en enero de 2017, cuando Comey compartió con el presidente el archivo de material sensitivo que contenía alegaciones de que los rusos lo habían filmado con prostitutas en Moscú en 2013. "¡Fue un gran honor para mí despedir a James Comey!".

Comey dijo que Trump le sugirió que podría pedirle que investigara las afirmaciones de ese dossier para probar que eran incorrectas.

"El silencioso círculo de consentimiento".

Su furia contra Comey se deriva de que, según extractos adelantados a medios anglosajones, el libro lo deja mal parado, con revelaciones vergonzosas sobre el inicio caótico de su Administración, y los presuntos esfuerzos de Trump por frenar la investigación del FBI sobre la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016. El jefe en control total.

A juicio de Comey, el gobernante carece de ética, está desconectado de la verdad y los valores institucionales, y su liderazgo es transaccional, impulsado por el ego y sobre lealtad personal.

El exdirector del FBI asegura en sus memorias que Trump le habló sobre este episodio de las prostitutas al que se refería como "la cosa de la lluvia dorada" en al menos cuatro ocasiones a lo largo de los poco más de cuatro meses en los que coincidieron.

Los aliados del presidente Trump están preparando una extensa campaña de desprestigio contra Comey para socavar su credibilidad en vísperas de la salida del libro, de acuerdo con CNN. El Estados Unidos versus el resto del mundo.

Comey escribe que el presidente vive "en un capullo de una realidad alterna", al cual ha tratado de atraer a otras personas, según cita el diario The Washington Post. "La concepción del mundo del nosotros contra ellos. La mentira sobre todas las cosas, grandes y pequeñas, al servicio de algún código de lealtad que pone a la organización por encima de la moralidad y de la verdad".