Dolor de los obispos ecuatorianos por el asesinato de tres periodistas

Sábado, 14 Abr, 2018

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, condenó hoy el asesinato de los tres periodistas ecuatorianos que había sido secuestrados a finales de marzo cerca de la frontera de Ecuador con su país y ofreció toda la colaboración de su país para capturar a los responsables.

La SIP, en su calidad de guardián de la libertad de prensa en las Américas, emitió poco después un comunicado en el que condena en los más duros términos el triple asesinato.

El presidente Moreno confirmó hoy "con profundo pesar" el desenlace fatal del secuestro del periodista Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, ocurrido el pasado 26 de marzo en la zona de Mataje, fronteriza con Colombia, por un grupo disidente de la antigua guerrilla de las FARC.

En ese sentido, en honor a los periodistas asesinados el Gobierno de Ecuador declaró cuatro días de duelo nacional. "El Gobierno Bolivariano reitera su disposición de continuar colaborando en todo aquello que sea necesario para prevenir estas acciones que tanto dolor causan", indica el documento.

Tras participar en una conferencia en la reunión de empresarios de la VIII Cumbre de las Américas, que se celebra en Lima, Santos atribuyó el crimen a bandas organizadas dedicadas al narcotráfico y descartó que los asesinos sean las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) porque afirmó que "estas dejaron de existir hace mucho tiempo". Asimismo, expresó su solidaridad con los directivos y periodistas de El Comercio.

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, señaló que "como experiodista, esta clase de cobarde ataque de profesionales haciendo su trabajo y sirviendo al interés público" le es "muy próximo".

Al expresar sus condolencias con los familiares de las víctimas, manifiesta su absoluta solidaridad al pueblo y Gobierno ecuatoriano, en especial a todas las personas heridas o afectadas por los recientes atentados que han tenido lugar en la frontera norte del hermano país.