Cuatro días de duelo nacional en Ecuador por asesinato de periodistas

Domingo, 15 Abr, 2018

"Más allá de los esfuerzos realizados, confirmamos que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos... lo único que han querido es ganar tiempo", dio a conocer el presidente de Ecuador, Lenin Moreno.

Las autoridades de los dos países acusan a Guacho del triple asesinato que golpeó a la prensa de Ecuador, por lo que en conjunto ofrecen una recompensa de 230.000 dólares para lograr su captura.

Este sábado, el presidente del Colegio de Periodistas de Pichincha, Wilson Zurita, participará refiriéndose al tema en el programa, La Voz del CDP que se transmite todos los sábados de 4:00 a 5:00PM por Radio Miami TV. Caso contrario, amenazó con sancionarlos "sin contemplaciones".

"Lamento informar que se cumplieron las 12 horas del plazo establecido, no hemos recibido pruebas de vida y lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas. Caso contrario, iremos con toda la contundencia, sin contemplaciones para sancionar a estos violadores de los derechos humanos", había expresadp más temprano.

Los periodistas fueron secuestrados el 26 de marzo mientras realizaban reportajes en el poblado costero de Mataje, en la frontera con Colombia.+.

Su secuestro y posterior asesinato ha sido atribuido al autodenominado Frente Oliver Sinisterra, grupo disidente de las FARC liderado por el ecuatoriano Walter Patricio Arizala Vernaza, alias "Guacho".

También se refirió al despliegue de militares y policías para reanudar las operaciones en la zona, suspendidas durante el secuestro.

Asimismo anunció una serie de medidas de seguridad, entre ellas la de declarar el área fronteriza con Colombia zona de seguridad, e incrementar los controles militares y policiales a fin de realizar "acciones coordinadas" en el área de la divisoria. Además, se contactó con organizaciones internacionales de apoyo y de la iglesia Católica, esta última para que actúe como mediador.

La posibilidad de la ejecución en cautiverio del reportero Javier Ortega (32 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60) tomó fuerza luego de que las autoridades recibieran el jueves del canal colombiano RCN unas fotografías de unos presuntos cadáveres que corresponderían a los rehenes.