Cuba: Estamos aquí para ratificar la solidaridad con Venezuela

Lunes, 16 Abr, 2018

Rodríguez indicó que no debe subestimarse la "gravedad" de la declaración que calificó como injusta y arbitraria de señalar a Venezuela como una amenaza a Estados Unidos.

Esta madrugada, Estados Unidos junto con Francia y Reino Unido realizaron una serie de ataques contra instalaciones sirias presuntamente relacionadas con la producción y almacenaje de armas químicas, según señaló el Pentágono.

A su juicio, el acercamiento promovido por Raúl Castro y el ex mandatario norteamericano, Barack Obama, mostraron resultados tangibles y revelaron que la convivencia civilizada y respetuosa es posible y beneficiosa no sólo para ambas naciones sino para todo el hemisferio. Ello confirmaría que la administración de Donald Trump esta "con el pueblo de Cuba y no con su opresor".

El canciller se refería así a los misteriosos problemas de salud sufridos por diplomáticos estadunidenses en Cuba, cuyo origen aún se investiga y que provocó que Washington evacuara a la mayor parte de su personal en La Habana, lo que dejó su embajada funcionando bajo mínimos y sin poder emitir visados.

"Como voz de la hermana y heróica Venezuela estamos aquí para defender su libre determinación y ratificar la invariable solidaridad de Cuba con la unión cívico militar, bolivariana y chavista del pueblo venezolano encabezada por su presidente constitucional Nicolás Maduro".

Castro, de 86 años, dejará la Presidencia el próximo 19 de abril tras dos mandatos al frente de la Isla, y aunque no está confirmado oficialmente, es de esperar que su sucesor sea Díaz-Canel, de 57 años.

Denunció que la OEA y su secretario general, Luis Almagro, son "meros instrumentos de Estados Unidos" con el objetivo de "restablecer la dominación imperialista, destruir la soberanías nacionales con intervenciones no convencionales, derribar gobiernos y restaurar a escala continental el neoliberalismo salvaje".

Denunció el peligro que representa para la región el "retorno al uso de la fuerza" y la "imposición indiscriminada de medidas coercitivas unilaterales".

Criticó asimismo la prevalencia de la corrupción "entre gobiernos y políticos conservadores", la manipulación social a partir de los monopolios privados de los medios de comunicación y las plataformas tecnológicas y las campañas electorales sin límites éticos. Además manifestó que Washington ha perpetrado "violaciones masivas, flagrantes y sistemáticas de los derechos humanos".