Masivo reclamo de libertad para los presos independentistas — Barcelona

Lunes, 16 Abr, 2018

Este domingo 15, miles de personas marcharán a la avenida Paral lel, de Barcelona, para reclamar la libertad de los "presos políticos" y el regreso de los "exiliados", ante la crisis política que vive Cataluña ante el intento independista que en 2017 fue encabezado por Carles Puigdemont.

"Necesitan demostrar que hubo violencia pero se la inventan".

Como ella, miles de manifestantes lucían un lazo amarillo, un símbolo de solidaridad con los independentistas en prisión.

A la convocatoria se unieron los partidos independentistas y la coalición de izquierdas Catalunya en Comú-Podem.

Entre ellos, Jordi Sánchez ha solicitado sin éxito que se le deje en libertad para poder presidir el gobierno regional Cataluña, pero el juez a cargo del caso se negó a excarcelarlo y ahora enfrenta hasta 25 años en prisión por sedición. También estaba entre los asistentes, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

"¡Puigdemont, presidente!" corearon este domingo los manifestantes, diez días después de la puesta en libertad bajo fianza del expresidente separatista Carles Puigdemont en Alemania.

Una multitudinaria marcha recorrió hoy el centro de Barcelona para exigir la excarcelación de nueve dirigentes secesionistas presos, acusados de rebelión por la justicia española, y favor de una salida política al conflicto en Cataluña.

Aparte de rebelión, el exdirigente está acusado de malversación, en relación con la organización del referéndum del 1 de octubre.

La decisión fue un golpe para la justicia española, y el jueves, fiscales españoles entregaron elementos adicionales a sus homólogos alemanes para acreditar la causa por rebelión y lograr así que Puigdemont sea entregado por este cargo.

A su vez, la mujer de Jordi Cuixart, Txell Bonet, y su hijo leyeron unas palabras escritas por los líderes independentistas desde la prisión de Soto del Real: "Son momentos de injusticia pero también de esperanza, todos vosotros sois el motor de la lucha por la libertad para un futuro sin renuncias para nadie".

El juez instructor del Tribunal Supremo Pablo Llarena los acusa de emplear "su responsabilidad en ANC y Òmnium para movilizar a cientos de miles de seguidores", además de impulsar "una masa de fuerza que hiciera frente a la obligación policial de impedir el referéndum ilegal".

El pensionista Juan José Cabrero, un ex transportista de 74 años, forma parte de esos dos millones de votantes (un 47,5% de electores catalanes) que en diciembre permitieron a los independentistas renovar su mayoría de escaños en el Parlamento catalán.

Presentó como "una necesidad" la formación inmediata de un gobierno catalán, para que la región, bajo tutela del gobierno español, recupere sus instituciones autónomas.