¿En dónde mataron a los periodistas ecuatorianos?

Martes, 17 Abr, 2018

Las autoridades policiales de Ecuador han detenido a 43 personas vinculadas al grupo armado ilegal colombiano que se señala como responsable del secuestro y asesinato de dos periodistas y su conductor ecuatorianos en frontera entre ambos países, un caso que conmovió a la opinión pública dentro y fuera del país suramericano, y ha enlutado el periodismo latinoamericano.

El secuestro de los tres ecuatorianos se produjo el 26 de marzo cuando realizaban una cobertura en la provincia de Esmeraldas.

A través de un comunicado de prensa el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) aseguró que siguen a la espera para adelantar la operación.

Por lo que se sumó, el presidente de Colombia Juan Manuel Santos informando que se busca en su territorio a las víctimas, "ya tienen autorización para (...) ir en búsqueda de los cadáveres".

El encargado de darle las noticias al presidente Santos fue su homólogo, Lenin Moreno, quien dijo: "Lamentablemente, tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas".

Y motivó la condena de la comunidad internacional.

Según Rivas, por cualquier arista que se quiera ver, la operación "fue un fracaso de los dos gobiernos".

Después del tradicional rezo del Ángelus de los domingos en la plaza San Pedro de Ciudad del Vaticano, el papa Francisco habló del "dolor" que sintió al enterarse de la muerte de los comunicadores y dijo que oraba "por ellos y sus familias".

"El uno (Colombia) por no involucrarse directamente (...) y el otro tal vez (...) por su falta de experiencia en el manejo" de este tipo de situaciones, explicó.

Los rehenes fueron obligados a grabar un video que fue difundido el 3 de abril, en el que pedían un trato con los captores que incluía su canje por miembros de esa organización presos en Ecuador.

En su comparecencia, el ministro detalló que en Ecuador fueron desplegados 550 uniformados entre militares y policías y que se emplearon helicópteros, un avión y tanques blindados.

Tumaco está militarizado. El municipio con más narcocultivos del mundo es el centro de la ofensiva del lado colombiano, mientras del ecuatoriano las acciones se enfocan en San Lorenzo, donde rige desde enero el estado de excepción a causa de la inusitada violencia.

Las operativos, que según el ministro habían sido suspendidos durante el secuestro, permitieron "tomar el control total" de Mataje, la población fronteriza donde fueron secuestrados los periodistas.