Mañana será el último día de vida de David Goodall

Jueves, 10 May, 2018

Goodall dijo en una conferencia de prensa que espera morir acompañado por algunos familiares. Dice que posiblemente morirá de una inyección letal, pero que deja a los médicos la decisión sobre el método. "No quiero vivir más", dijo Goodall a los periodistas reunidos en una pequeña habitación de un hotel situado en Basilea.

En su encuentro con los periodistas, el científico se mostró sorprendido del eco mediático que ha recibido su caso, según reportó la agencia de noticias suiza ATS.

Goodall, quien no sufre de ninguna enfermedad, dijo que hubiese preferido morir en Australia, donde intentó un suicidio fallido y posteriormente sufrió una caída que provocó un marcado declive de su estado físico.

Australia prohíbe la práctica, aunque el estado de Victoria fue el primero en aprobar un proyecto que la permitirá desde 2019 para los pacientes terminales.

El grupo Exit International está ayudando al abuelito a cumplir su cometido, y se han declarando en contra del país diciendo que "uno de los hombres más prominentes no debería ser forzado a viajar a otro país, al otro lado del mundo, para morir con dignidad".

Un científico australiano de nombre David Goodall con una edad de 104 años, ha decidido poner fin a su vida este jueves mediante la eutanasia, para ello viajó a Suiza ya que la ley de suicidio asistido de la nación europea le permitirá quitarse la vida legalmente, a diferencia de su país, donde las normas lo prohíben.

El botanista señaló también que estaba perdiendo la vista y el oído, y que se alegraba de poder verse "aliviado" de todo ello.

Al contrario que Exit, la mayor asociación de ayuda al suicidio de Suiza que sólo atiende a los residentes helvéticos, el 75% de los pacientes de Eternal Spirit son extranjeros, que deben pagar los exámenes médicos y las tasas de admisión, caras en Suiza. "Estoy feliz de tener la oportunidad de terminarla mañana".

El profesor Goodall, investigador asociado honorífico de la Universidad Edith Cowan de Perth, saltó a la fama en 2016 cuando esta entidad le pidió que abandonara su puesto, alegando los riesgos ligados a sus desplazamientos a causa de su edad.

Tras el recurso de Goodall, que contó con un gran apoyo de la opinión pública, la decisión fue revertida.

El suicidio asistido es legal en Suiza desde los años 40, si lo realiza alguien sin interés directo en la muerte.

Goodall nació en Londres en 1914 y se mudó a Australia en 1948, donde trabajó en la Universidad de Melbourne.

"Es mi propia decisión terminar mi vida mañana (.) Hay muchas cosas que me gustaría hacer, pero es demasiado tarde. Estoy contento de dejarlas inconclusas", señaló Gondall.