Salvó a casi 2 millones y medio de bebés donando su sangre

Martes, 15 May, 2018

Conocido como "El hombre del brazo de oro", Harrison ha donado sangre casi todas las semanas durante los últimos 60 años.

"En 1951, me sometí a una operación de pecho en la que me extrajeron un pulmón. tenía 14 años", recuerda Harrison. Cuando lo cumplió descubrieron que tenía una sangre que podía salvar vidas. Es algo increíble... Ha salvado a millones de bebés. Al salir de la operación su padre le dijo que había sobrevivido gracias a los donativos de sangre de extraños, y le pidió que cuando fuera mayor hiciera lo mismo.

Habla de un extraordinario ser humano, que derivado de una enfermedad a temprana edad, que lo llevó a recibir múltiples transfusiones de sangre para salvar su vida, se convirtió en un héroe, que ha salvado a millones de recién nacidos, solo por el afán de ayudar a los demás, al decidir que donaría sangre en retribución de haberla recibido para salvar su vida.

"Él mismo fue donante, así que le dije que cuando tuviera la edad suficiente me convertiría en donante de sangre", dijo Harrison.

"Cada bolsa de sangre es preciosa, pero la sangre de James es particularmente extraordinaria. Las mujeres experimentaban numerosos abortos y los bebés nacían con daño cerebral", señaló Falkenmire.

Él es uno de no más de 50 personas en Australia que se sabe que tienen los anticuerpos, dice el servicio de sangre.

Desde que Harrison hizo su primera donación a una madre en 1967, cada ampolla de anti-D que se haya hecho en Australia contiene una parte de él, Robyn Barlow, el coordinador del programa Rh que encontró a James le dijo al Sydney Morning Herald.

Anti-D, producido con los anticuerpos de Harrison, impide que las mujeres con sangre rhesus-negative desarrollen anticuerpos RhD durante el embarazo. "Decir que estoy orgullosa de James (mi padre) es insuficiente", escribió la hija de Harrison, Tracey Mellowship, en Facebook, señalando que había necesitado una inyección anti-D en 1992, después del nacimiento de su primer hijo.

Incluso la propia hija de Harrison recibió la vacuna Anti-D. "Y eso te hace sentir bien a ti mismo que salvaste una vida allí, y salvaste muchas más y eso es genial".

El descubrimiento de los anticuerpos de Harrison fue un absoluto hecho revolucionario, según dijeron funcionarios australianos.

Eso significa más de dos millones de vidas, según el Servicio de Sangre de la Cruz Roja Australiana.

Este hombre recibió la Medalla de la Orden de Australia y es considerado un héroe nacional en su país.

"Se vuelve bastante aleccionador cuando dicen 'Oh, has hecho esto o has hecho lo otro o eres un héroe'", comentó Harrison. "Es algo que puedo hacer. Es uno de mis talentos, probablemente mi único talento, es que puedo ser un donante de sangre".

Ahora que Harrison ha donado sangre por última vez -en Australia, las personas mayores de 81 años no tienen permitido hacerlo- Falkenmire y otros esperan que personas con anticuerpos similares en su sangre empiecen a donarla.