Brote de ébola: ONU se prepara para "el peor de los casos"

Miércoles, 16 May, 2018

Un lugar hasta ahora casi desconocido que empieza ya a aparecer en los medios nacionales e internacionales tristemente unido a esta enfermedad que puede tener tasas de mortalidad de hasta el 90%. Por eso, un equipo de Unicef compuesto por cuatro personas -dos médicos, un especialista en agua, saneamiento e higiene y un especialista en comunicación comunitaria- ha salido ya de camino a esta localidad africana situada a cien kilómetros de Mbandaka.

El mismo director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, se ha desplazado al país y hoy visitó la zona para evaluar las necesidades de respuesta internacional y las formas de apoyar al Gobierno.

La cifras del brote de 2014 -casi 12.000 muertos y más de 28.000 casos de infectados por la enfermedad- han llevado a la OMS ha una respuesta "inmediata" y totalmente proactiva tras las críticas vertidas a la organización en 2014 por su tardía reacción. Y agregó que se está realizando seguimiento a 393 personas identificadas como contactos de pacientes con el virus del Ébola. De hecho, en el pasado el virus se expandió por la tradición de lavar y besar a los muertos en funerales multitudinarios.

La República Democrática del Congo tiene alrededor de 77 millones de personas y la epidemia se ha desarrollado en el noreste del país, precisamente en la provincia de Bas-Uele, a unos 1300 km de la capital, Kinshasa.

La OMS ha decidido recurrir a una vacuna contra el virus del ébola, que aún no ha sido aprobada pero que ya ha demostrado ser eficaz y segura, para evitar que la enfermedad se extienda.

El Ministerio de Sanidad y la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta el momento sólo han confirmado dos casos de ébola en todo el país y ninguna muerte.

La FICR, por su parte, está aportando el material que le queda del último brote de ébola, registrado en mayo de 2017 también en el país.

"Estamos muy preocupados porque el área donde ha surgido es remota y muy pobre y con un acceso muy precario, con lo que la llegada de asistencia es un desafío en sí mismo", afirmó el director de emergencias de la OMS, Peter Salama. "Es una operación muy complicada en uno de los terrenos más difíciles del mundo". Una de sus tareas será desbrozar un trozo de selva y construir una pista de aterrizaje para poder enviar suministros en avioneta.