Una luna de Júpiter, con los ingredientes suficientes para sustentar vida

Miércoles, 16 May, 2018

El nuevo informe apunta a que Galileo, un satélite que investigó Júpiter y sus lunas durante casi 14 años, voló a través de una enorme pluma de vapor de agua que salió de la superficie helada de Europa, lo que se conoce como géiser, y alcanzó una altura de cientos de kilómetros, según los investigadores.

En 1997 la sonda Galileo transmitió señales inesperadas cerca de la superficie de Europa que los científicos no habían logrado explicar hasta ahora. No sospechó que el satélite hubiera traspasado una pluma de vapor de agua de la luna helada.

El estudio muestra que la ubicación, duración y variaciones del campo magnético y las mediciones de ondas de plasma son consistentes con la interacción del plasma corrotante de Júpiter con Europa si una pluma con características inferidas de las imágenes del Hubble estaba erupcionando desde la región de las anomalías térmicas de Europa.

En un estudio publicado hoy en la revista Nature Astronomy, investigadores dirigidos por Jia Xianzhe de la Universidad de Michigan en Ann Arbor volvieron a examinar los datos recabados en 1997 por la nave espacial Galileo de la NASA y encontraron que la reserva de agua líquida en el subsuelo podría formar géiseres sobre la capa congelada. Las imágenes transmitidas desde Hubble mostraban lo que parecían ser columnas de agua volando desde la superficie de Europa. Si se confirma la existencia de estos géisers, y éstos arrojan vapor del agua de los océanos y lagos subterráneos de Europa, el Clipper podría tomar muestras de ellos. Las aguas ocultas de Europa se han convertido en un objetivo principal en la búsqueda de vida extraterrestre, y enviar una nave espacial para tomar una muestra de ese tipo de géiser podría ser la forma "más práctica" de verificarlo, según el equipo de investigación.