Y ahora… Corea del Norte amenaza con cancelar cumbre con Donald Trump

Miércoles, 16 May, 2018

Las dos Coreas iban a abordar este miércoles la aplicación de las medidas acordadas el pasado 27 de abril por el líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente surcoreano, Moon Jae In en la histórica cumbre intercoreana.

Corea del Norte amenazó con cancelar la histórica cumbre entre su líder Kim Jong Un y el presidente estadounidense Donald Trump, a causa de unas maniobras militares conjuntas de Washington y Seúl, informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap, citando a su equivalente norcoreana, KCNA.

El portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, explicó que Washington no había recibido ninguna notificación oficial de un posible cambio en la reunión.

"Este ejercicio que se está llevando a cabo en Corea del Sur, es un desafío flagrante a la Declaración de Panmunjom y una provocación militar intencional que va en contra del desarrollo político positivo en la Península Coreana", señaló la agencia KCNA. Para proporcionar transparencia, el ministerio dijo que periodistas de Corea del Sur, Estados Unidos, China, Rusia y Gran Bretaña serán invitados a observar la destrucción de túneles y la eliminación de las instalaciones de observación e investigación en el sitio.

Ambos países tenían previsto mantener una reunión bilateral mañana, pero Corea del Norte decidió enfriar las conversaciones tras los ejercicios militares conjuntos entre Corea del Sur y Estados Unidos.

Este lenguaje es un inesperado regreso al pasado por parte de Pyongyang, que siempre ha dicho que necesita armas nucleares para defenderse de la amenaza estadounidense.

En el marco de esa cumbre entre EE.UU. y Corea del Norte las autoridades norcoreanas habían dados "gestos de buena intención" liberando a tres estadounidenses dentenidos en su país, y anunciando el desmantelamiento de su polígono nuclear previo a la reunión.

Los analistas dijeron que el lenguaje utilizado en la advertencia de Corea del Norte fue moderado por los estándares del régimen, pero marca el primer revés significativo desde que Kim Jong-un comenzó una apertura diplomática en marzo, y podría ser una señal de que se podría suspender la hasta la cumbre Kim-Trump programada para Singapur el 12 de julio.