Comienza en Nicaragua diálogo nacional por la paz

Jueves, 17 May, 2018

¿Cómo se llega al diálogo?

Permitir en el menor tiempo posible el ingreso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para investigar las muertes de las protestas.

Las protestas comenzaron el 18 de abril, encabezadas por estudiantes autoconvocados, contra un decreto que reformaba el sistema previsional y que fue días después anulado por Ortega.

Después de que Violeta Barrios de Chamorro quitara del poder a Daniel Ortega en 1990, este regresó a presidencia en 2007 y ha gobernado los últimos 11 años, reeligiéndose de manera ilegal, sin la participación de la oposición, y con el control del sistema electoral.

Las otras peticiones de los obispos, indicadas en la misiva, para intermediar en el diálogo eran: desarmar a supuestos grupos paramilitares, no usar a la policía para ninguna acción represiva y "detener todo tipo de represión contra grupos civiles que protestan pacíficamente".

"En la última reunión entre el Gobierno y los obispos (para organizar los encuentros), en la que se trató el caso, el Gobierno manifestó que si se me incluía en la delegación, no habría diálogo", sostuvo Medina.

Hasta hoy, el gobierno no había confirmado quiénes serían sus representantes, pero esta tarde se ha dado a conocer que en la instalación del diálogo nacional en Nicaragua participarán Ortega y Murillo.

La Iglesia católica estará presente como mediadora y testigo, y aunque dijo que carece de soluciones específicas, espera que el diálogo aborde el tema de la institucionalidad para allanar el camino hacia la democratización de Nicaragua. En este mes de protestas, los sacerdotes católicos han tenido un rol fundamental en la mediación en la crisis, han sido intermediarios con el gobierno para la liberación de presos y para pedir el fin de la represión e incluso se les ha visto ponerse físicamente entre los antimotines y los manifestantes para evitar mayores ataques.

La crisis ha evidenciado contradicciones internas en el gobierno, considero Díaz, quien precisó que "no hay una sola voz; no se sabe realmente quién esta al frente del Ejecutivo, si es Ortega, Murillo o son otros dirigentes del Partido Frente Sandinista". "Es doloroso lo que está pasando, no debería haber sucedido esto (...) nosotros estamos preocupados porque el hombre (el presidente Daniel Ortega) habla de diálogo, pero no existen las condiciones", comentó.

Por su parte, los estudiantes del movimiento 19 de abril dijeron este martes que ellos ven el diálogo como una "mesa de rendición" del gobierno y aseguraron que su agenda no solo incluye la salida de la pareja presidencial sino también una regeneración de las instituciones democráticas, golpeadas por medidas autoritarias de su gobierno para que se puedan celebrar elecciones limpias.