Crímenes de guerra cometió Israel en Gaza

Jueves, 17 May, 2018

Turquía y Sudáfrica llamaron a consulta a sus embajadores en Israel.

Y es que el reconocimiento de Estados Unidos de Jerusalén como capital de Israel no hizo sino recrudecer uno de los puntos más conflictivos del histórico duelo entre israelíes y palestinos: la titularidad de Jerusalén, ciudad que los israelíes consideran su capital indivisible y en cuyo sector oriental los palestinos quieren establecer la suya.

"Lo que Israel ha hecho es un genocidio". En la sesión, el embajador de Bolivia ante el organismo, Sasha Llorenti señaló que los verdaderos desencadenantes de las crisis en Oriente Medio son la ocupación del régimen de Israel y las políticas del Gobierno de Estados Unidos.

Miles de personas acudieron a los funerales de los 60 muertos en las manifestaciones de la Gran Marcha del Retorno, llevada a cabo en protesta contra el traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén y en conmemoración hoy de la "Nakba" ("catástrofe", en árabe), como los palestinos denominan a la fundación del Estado de Israel, hace ahora 70 años.

Varios Estados miembros y la propia ONU, además, reclamaron una investigación independiente sobre lo sucedido el lunes y exigieron a Israel que limite el uso de la fuerza.

Derechos de autor de la imagen AFP Image caption Las protestas en la frontera de Gaza dejaron este lunes más de 50 muertos.

El jefe de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, condenó también la "masacre" de palestinos, que calificó de "crímenes de guerra", e hizo un llamado a la comunidad internacional para "proteger al pueblo palestino, que se enfrenta a la brutalidad, violencia y asesinato", informó la televisión Al Yazira. "Debería haber una investigación sobre esto", indicó.

Además, el comunicado emitido a través del Ministerio de Relaciones Exteriores aclara que la la sede diplomática de El Salvador en Israel se mantendrá en la ciudad de Tel Aviv "en respeto a las resoluciones de la ONU sobre el Estatuto de Jerusalén".

Cerca de la tumba de Raquel en Belén, a las afueras de Ramalá, en el puesto de control de Qalandiya y en el área de Nablús, los manifestantes palestinos se enfrentaron a las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), que lanzaron bombas de gas lacrimógeno desde drones. Pero a su vez es desconocer a Jerusalén como futura capital de un posible estado palestino.

"Las fuerzas de seguridad israelíes deben abstenerse de un uso excesivo de la fuerza contra civiles desarmados (.)", señalaron en una declaración conjunta Francia, Reino Unido, Holanda, Suecia y Polonia.

En respuesta, sin embargo, una mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad reiteraron su oposición al movimiento estadounidense e insistieron en que el estatus de Jerusalén sólo puede definirse en un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.